¿Lula va a prisión? Ministra Carmen Lúcia anunció último voto en contra y Lula enfrenta condena por corrupción

Once magistrados del máximo tribunal de Brasil decidirán si el ex mandatario permanece en libertad mientras se resuelve su apelación a una condena por corrupción

Por Agencias

Este miércoles se decide el futuro del ex presidente de Brasil Lula da Silva. Once magistrados de la Corte Suprema deciden si aceptan el habeas corpus interpuesto por la defensa del ex mandatario, favorito de las encuestas en las próximas elecciones.

El máximo tribunal de Brasil podría decidir si Lula permanece en libertad mientras se resuelve su apelación a una condena por corrupción, un fallo que podría alterar radicalmente las elecciones presidenciales de octubre en la mayor nación de Latinoamérica.

A las 14:00 horas comenzó la votación. El primer juez en votar fue Edson Fachin, quien tras una intervención de menos de media hora, decidió negar el pedido de la defensa de Lula.

Por su parte, el ministro Gilmar Mendes se tomó más de media hora y votó a favor del habeas corpus del ex presidente.

Alexandre de Morales, tercero en votar, se sumó a Fachin y señaló que no se puede suponer que las decisiones de primer y segundo grado son erróneas.

Luís Roberto Barroso y Rosa Weber se suman a los votos en contra de la petición de la defensa y ponen a Lula cada vez más cerca de la cárcel.

En una breve intervención, el ministro Luiz Fux se sumó a la votación en contra de Lula, siendo el quinto en negar el habeas corpus interpuesto por la defensa del ex mandatario.

Por otro lado, y con mucha parcialidad, el ministro Días Toffoli se mostró a favor de la propuesta de la defensa. Durante su argumentación, señaló que "la prisión debería ocurrir sólo con la confirmación de una condena por el STJ".

En la misma línea, el ministro Lewandowski se mostró a favor del habeas corpus y dijo que lamenta que la corte plantee la libertad de las personas "en un nivel inferior al derecho de propiedad".

Marco Aurelio Mello marcó el cuarto voto a favor de Lula, y defendió su postura señalando que "si el arrepentimiento matase, yo sería un hombre muerto".

Por su parte, Celso de Mello habló sobre el principio de presunción de la inocencia. En este sentido, señaló que la Constitución establece que la prisión sólo debe ocurrir cuando se agotan los recursos en las instancias superiores.

La exposición de Mello evidenció una tendencia a acoger la petición del ex mandatario, por lo que la decisión final recaería en las manos de la ministra Carmen Lúcia.

Llegado su turno, la ministra Lúcia anunció que negará el habeas corpus a Lula da Silva, dejando el marcador con seis votos en contra del ex presidente de Brasil, frente a los cinco que se mantuvieron a favor.

De esta manera, fundamentó su voto diciendo que "admitir que el principio de la no culpabilidad penal sería imposibilitar cualquier actuación del Estado en el sentido de hacerse cargo, (ya que ) puede llevar a la impunidad".

Los abogados de Lula sostienen que su cliente tiene el derecho constitucional de permanecer en libertad hasta agotar todas las apelaciones posibles.

El sentido de la decisión de los 11 magistrados es un misterio para todo el mundo, ya que el caso implica a un ex presidente que sigue teniendo una amplia masa de seguidores en un país profundamente polarizado

Condena

Lula, que gozó de una inmensa popularidad tras dos mandatos al frente del país entre 2003 y 2010, fue condenado el año pasado por ayudar a una empresa constructora a lograr contratos a cambio de la promesa de que recibiría un departamento en primera línea de playa.

Sin embargo, las negativas de Lula recibieron un revés en enero, cuando una corte de apelaciones ratificó la condena relativa al apartamento en la costa. Los tres magistrados que revisaron el caso ampliaron incluso la sentencia a 12 años y un mes.

El ex dirigente siempre ha mantenido su inocencia, señalando que este caso, como otros cargos de corrupción pendientes de juicio, son intentos para mantenerlo fuera de la carrera presidencial. A pesar de los problemas legales que han enojado a algunos brasileños, las encuestas dan a Lula como favorito para hacerse con el poder.

Ahora, sin embargo la ley brasileña podrá obligarlo a empezar a cumplir su pena, como han ordenado Moro y los otros magistrados.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo