Trastienda de Libertadores: de la euforia en la llegada de Racing a la mala suerte de Benegas en el Nacional

Mientras que los de la Academia llegaron golpeando vidrios, el delantero argentino de la U se golpeó con uno y terminó sangrando en el baño con asistencia médica.

Por Diego Espinoza Chacoff

Universidad de Chile y Racing igualaron 1-1 en un electrizante partido jugado este martes en el Estadio Nacional. Tanto en el terreno de juego, como tras bambalinas, el encuentro por el Grupo E de la Copa Libertadores 2018 dejó muchos episodios fuera de lo común.

El corte de Benegas

Un complicado 2018 ha tenido el delantero argentino Leandro Benegas. El mendocino sufrió una lesión a fines del 2017, la cual se recrudeció a inicios de este año. Por eso, la U decidió no inscribirlo para el torneo nacional, con su consentimiento, pensando en su recuperación, la cual ha desarrollado en el Centro Deportivo Azul. Un escenario complejo, que se acrecentó este martes, luego de que el ariete se cortara la cabeza con el marco de un ventanal ubicado en el palco preferencial. Debido al fuerte impacto, Benegas tuvo que partir corriendo al baño y su compañero Rafael Vaz, no citado para el encuentro ante Racing, lo socorrió en el baño, hasta que llegó el personal médico del Estadio Nacional.

Eufóricos en Racing

Los partidos de Copa Libertadores siempre entregan un sabor especial para cada equipo del continente que lo disputa, y eso lo reflejó Racing en su llegada al Nacional. A pesar de ser visitantes, a los argentinos no les interesó y llegaron cantando y golpeando los vidrios del bus que los trajo al recinto de Ñuñoa. Al bajarse del bus eso sí, los integrantes del plantel bajaron en silencio, y sólo saludaron a los dirigentes que los acompañaron a Santiago.

Reinaldo Rueda en las tribunas

Debido a la presencia de seleccionados chilenos dentro del plantel de Universidad de Chile, el técnico de la Roja, Reinaldo Rueda, asistió al duelo entre azules y la Academia, buscando observar a sus dirigidos y buscar nuevas alternativas para la Selección. Durante su estadía en Ñuñoa, el colombiano anotó durante gran parte del compromiso, y comentó las mejores jugadas con sus colaboradores.

Bien portados

Debido a la advertencia que le hizo la Conmebol a Azul Azul sobre las posibles bengalas que podían aparecer en el Nacional, la concesionaria hizo una fuerte campaña en redes sociales que finalmente dio frutos. Esto porque ninguno de los 45.546 asistentes controlados en Ñuñoa encendieron ningún fuego artificial, y sólo se utilizaron para la salida de la U, pero lanzados desde fuera del reducto deportivo.

Lolo Reyes molesto

El partido entre universitarios y trasandinos estuvo marcado por el juego brusco, acciones friccionados y mucha intensidad por parte de ambos elencos. Es por eso que, en el momento en que mejor jugaba el rival, el mediocampo de la U se comenzó a desesperar y muestra de ello fue las constantes discusiones de Lorenzo Reyes con sus compañeros en el medioterreno, debido al poco tránsito de balón que pasaba con sus pies, y que se graficaba en la desconexión que existía entre defensa y ataque. Ante eso, Lolo demostró todo su enojo con discusiones con Christian Vilches, Rodrigo Echeverría y un cruce de palabras con Mauricio Pinilla.

Brian Fernández académico

El delantero de Unión La Calera, Brian Fernández, fue una de las sorpresas que dejó la trastienda del Nacional. El jugador perteneciente a los registros de Racing Club llegó acompañado de sus ex compañeros y dirigentes de la Academia al Nacional, pensando en apoyar a su escuadra en Argentina. Alabando a la figura Lautaro Martínez, y prometiendo hinchar por los de Avellaneda, la figura cementera disfrutó el partido con los suyos y gritó con todo el gol de tiro libre de Donati.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo