¿Cuándo Lula se pondrá el traje a rayas? Lo que viene ahora y las posibilidades del ex mandatario para sacarse los 12 años de cárcel

Casi 13 horas de debate, el profundamente dividido Supremo Tribunal Federal de Brasil negó ayer la petición de habeas corpus de Lula

Por Francisca Herrera

El Supremo Tribunal Federal  de Brasil votó el jueves a favor de rechazar el intento del ex presidente Luiz Ignácio "Lula" da Silva de evitar la cárcel mientras apela a una sentencia de 12 años por corrupción, en un importante revés para la campaña electoral del principal favorito de cara a los comicios de octubre.

Lula captura pantalla

Luego de casi 13 horas de un debate a menudo acalorado, el profundamente dividido Supremo Tribunal Federal de Brasil votó 6-5 en favor de negar la petición de Lula, que había calificado la condena que está recurriendo ante la justicia de táctica para dejarlo fuera de la boleta de las presidenciales.

Pero ¿qué se viene ahora para el ex mandatario? El fallo supone que el ex mandatario podría ingresar pronto en prisión, algo que probablemente no ocurrirá hasta la próxima semana debido a varios tecnicismos.

Aunque el ex mandatario puede interponer más recursos, la ley brasileña podría obligarlo a empezar a cumplir su pena. Aquí el juez Sergio Moro es fundamental ya que es él quien debe expedir un mandato de prisión contra el ex presidente.

Los abogados de Lula, quienes sostienen que su cliente tiene el derecho constitucional de permanecer en libertad hasta agotar todas las apelaciones posibles, tienen hasta el 10 de abril para presentar los "embargos de los embargos" ante el Tribunal Regional Federal de Porto Alegre, lugar donde apeló a la sentencia; fecha antes de la cual es poco probable que vaya preso.

Sin embargo, en un caso no relacionado de 2016, el alto tribunal discrepó con ese argumento, y dictaminó que un condenado debería empezar a cumplir su sentencia tras la denegación de la primera apelación.

Camino legales

Ahora, como siempre sucede, es muy probable que Lula da Silva no cumpla los 12 años de condena integralmente debido que hay distintos caminos legales que pueden mejorar su situación actual.

Según explica la BBC hay más de una opción para que el ex mandatario disminuya su estadía tras las rejas.

Una vez preso, la defensa de Lula da Silva puede presentar otro recurso de habeas corpus, figura legal que busca "proteger la libertad de ir y venir de las personas contra abusos de autoridad o decisiones legales".

Lo que diferencia esta nueva presentación con el recurso anterior es que este último era preventivo, ya que aún no se encontraba preso. No obstante, cabe destacar que un recluso puede presentar un habeas corpues por semana una cantidad ilimitada de veces siempre que vaya acompañado de nuevos argumentos.

Lula Getty

Como otra alternativa, un poco menos viable, la defensa del ex presidente puede solicitar la prisión domiciliaria, la que, si bien es aceptada en muchos casos, sería difícil para Lula debido a que se jacta constantemente de su buena salud.

Ahora, también puede apelar a su condena de 12 años por corrupción ante Supremo Tribunal de Justicia (STJ) y el mismo Supremo Tribunal Federal, los que no analizarán la culpabilidad de Lula, sino que revisarán si el proceso fue llevado correctamente.

Finalmente, un cambio en el equipo de jueces que componen el Supremo Tribunal Federal, que ayer rechazó el pedido de Lula, por motivos de jubilación por ejemplo, puede motivar que se vuelva a revisar el caso y se cambie la sentencia.

Nuevos problemas para Lula

Lula, que gozó de una inmensa popularidad tras dos mandatos como presidente entre 2003 y 2010, se ha convertido en un personaje polémico en medio de un escándalo de corrupción que ha sacudido a Brasil en los últimos años y ha enfurecido al ciudadano promedio contra la clase política.

Lula AP

Además de ser declarado culpable el año pasado por ayudar a una empresa constructora a lograr contratos a cambio de la promesa de que recibiría un apartamento en la playa, el ex mandatario enfrenta otros cuatro procesos judiciales.

A la carta del Partido de los Trabajadores se le investigan 12 millones de reales que supuestamente le dio Petrobras para comprar un terreno destinado para la construcción del Instituto Lula; intentar comprar el silencio de Néstor Cerveró, ex director de Petrobras; tráfico de influencias para conseguir un préstamo del Banco Nacional de Desarrollo; y ocupar las influencias propias de un presidente para que su hijo ganara 2,5 millones de reales.

Técnicamente, el dictamen del alto tribunal no deja a Lula fuera de la carrera electoral. El principal tribunal electoral del país tomará la decisión final sobre los aspirantes a la presidencia a partir de agosto, pero se espera que rechace la candidatura de Lula en base a una ley que descalifica a las personas con condenas confirmadas.

La decisión del jueves fue más allá del futuro de un político en su intento por regresar a la primera plana. Muchos observadores legales señalaron que permitir que Lula siguiese en libertad podría tener un gran impacto en otros casos relacionados con la Operación Autolavado y en los de otros delincuentes con medios para seguir apelando.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo