Con Lula en la cárcel comienza la disputa interna en el Partido de los Trabajadores por la carrera presidencial

Mientras la versión oficial apunta por apostar a la candidatura del líder histórico, en la trastienda comienza a asomar una disputa interna en busca de una nueva figura

Por Francisca Herrera

Brasil no se puede encontrar más dividido entre los seguidores y detractores del ex presidente Luiz Ignacio Lula da Silva, quien este sábado se entregó a las autoridades para comenzar a cumplir su pena de 12 años por corrupción mientras apela la condena. Y al parecer en el Partido de los Trabajadores (PT) el ambiente no es distinto.

El jueves pasado, en una acción inédita, el juez Sergio Moro ordenó la detención del ex mandatario, dio plazo hasta el viernes por la tarde para entregarse a las autoridades. Pero Lula no se entregó hasta la jornada del sábado entre adherentes que querían evitar la acción.

Todo este escenario disminuyó las posibilidades de que la principal figura del PT quede fuera de la boleta electoral debido a que la legislación brasileña inhabilita por ocho años a quienes, como en su caso, estén condenados en segunda instancia, a pesar que lidera las encuestas de cara a las presidenciales de octubre.

Mientras la versión oficial de la colectividad señala que confía en que el presidio de Lula en Curitiba sea sólo temporal, por el lado se filtran voces descontentas y que consideran que apostar por el ex presidente será una batalla perdida.

Según evidencia el diario brasileño Folha de Sao Paulo, desde que el ex jefe de Estado se encontraba atrincherado en la sede del Sindicato de los Metalúrgicos en Sao Bernardo do Campo que se esperaba una disputa interna, ya que era él quien unificaba al PT .

Posibles cartas del PT

Con Lula en la cárcel y Dilma Rousseff inhabilitada para postularse al cargo, las figuras políticas escasean.

De acuerdo con O Globo, una figura que se encuentra entre las posibles opciones del PT es Jaques Wagner, sin embargo, el se resiste a ser el sustituto del ex mandatario.

Propuesto por el mismo Wagner se encuentra Fernando Haddad, el ex alcalde de Sao Paulo, que no logra convencer a los petistas por su escasa trayectoria en el partido.

Carrera presidencial

La situación se complica aún más si se considera que se han registrado 16 candidatos a la presidencia de Brasil. Si Lula no se presenta, muchos de sus partidarios podrían optar por candidatos más de izquierda como Marina Silva o Guilherme Boulos.

Al otro extremo se encuentra el congresista Jair Bolsonaro, un ex capitán del ejército que ha sido comprado con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está segundo en las encuestas por detrás de Lula. Bolsonaro defiende la dictadura militar, ha sido multado por realizar comentarios sexistas y racistas y es un firme partidario de la suavización de las leyes de armas en el país; e incluso celebró abiertamente la detención del petista.

Sin embargo, muchos analistas creen que las opciones de Bolsonaro podrían mejorar si da Silva queda fuera de la boleta, aunque otros señalan que la división que proyecta podría alentar al electorado a unirse en torno a otro aspirante.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo