La economía mejora ¿me puedo endeudar?

Expertos insisten en que hay que ser cuidadosos y responsables, pero estiman que las condiciones están para renovar algún electrodoméstico y el auto o todavía para refinanciar el hipotecario.

Por Pablo Contreras

En las últimas semanas hemos visto cómo las cifras macro de la economía comienzan a mostrar signos de mejoría.

Vemos que, por ejemplo, que la Producción Industrial en febrero creció 8,9%, el mejor dato desde 2013 y el jueves conocimos que la economía creció 4% en febrero, el mejor dato de los últimos dos años.

Este escenario, según los expertos muestran que la recuperación económica al fin comienza a consolidarse, pese a factores que pueden alterar este andar, como las escaramuzas entre China y EEUU. Con esta perspectiva, ¿está el horno para bollos? Es decir ¿están los tiempos para endeudarse?

“Si la economía chilena crece como se espera, las empresas demandarán más trabajadores, las tasas de desempleo deberían bajar y los salarios reales deberían tener una tendencia alcista, por ende, y dadas las mejores perspectivas de la economía, que funcionan en base a las confianzas de consumidores y empresarios, las personas podrían endeudarse”, comenta Cristián Lecaros, CEO de Inversión Fácil.

Y pese a que la inflación está baja (el viernes se conoció que el dato en 12 meses apenas acumula 1,8%), Sergio Tricio, gerente general de Ruvix pone una pequeña alerta al respecto.

Según el experto en finanzas personales, las actuales razones favorables para el endeudamiento, se debe principalmente a que las tasas de interés bajas estén así en la fase de los descuentos en un partido de fútbol, ya que si la economía comienza a ganar fuerza y crecemos esté año el doble del año pasado como muchos esperan, es una situación que generará mayor inflación y el Banco Central tendrá que subir las tasas”.

Pese a lo anterior, indica que la eventual mejora en el empleo implica “les da más tranquilidad a los bancos y pueden prestar dinero a menores tasas”.

¿Renovar el televisor y el auto?

Ahora bien, si están las condiciones para gastar, no tiene ahorro y quiere renovar algún electrodoméstico como el refrigerador o el televisor para ver el mundial, la mejor opción es clara.

"Una de las mejores alternativas para la compra de bienes durables puede ser utilizar el cupo de la tarjeta de crédito, en la medida que tenga alguna promoción de compra en cuotas sin interés", dice Tricio

“Una de las mejores alternativas para la compra de bienes durables puede ser utilizar el cupo de la tarjeta de crédito, en la medida que tenga alguna promoción de compra en cuotas sin interés, que en varios bancos existe y en muchos de ellos incluye incluso 12 cuotas sin interés”, indica Tricio, además de “aprovechar las oportunidades de descuento y estar atento a las alternativas que da el retail”, añade Lecaros.

En tanto, si quiere comprar un auto nuevo, el gerente de Ruvix afirma que “es más probable que un crédito de consumo sea la mejor alternativa, ya que la compra inteligente o un crédito automotriz suele tener tasas de interés más elevadas”, aconsejando no considerar más allá de 36 cuotas.

Sin embargo, una de las deudas más grandes y pesadas es la que ayuda a financiar ese sueño de la casa propia. En este caso, Tricio advierte que el tiempo ideal para hacerlo ya pasó.

“Las tasas ya han subido respecto al mejor momento que se vivió por ahí por agosto-septiembre del año pasado”, pero añade que en caso de usted tenga un crédito con una Carga Anual Equivalente (CAE) sobre el 4,5% “aún puede ser un buen momento para refinanciar”.

“Por ejemplo, si antes tenía un crédito a 30 años, tal vez ahora se puede pagar el mismo dividendo a 25 años y ahorrar 5 años de las finanzas mensuales”, explica Lecaros

Por su parte, Lecaros recomienda acercarse a los bancos y cotizar para lograr una mejor alternativa. “Por ejemplo, si antes tenía un crédito a 30 años, tal vez ahora se puede pagar el mismo dividendo a 25 años y ahorrar 5 años de las finanzas mensuales”, subraya.

¿Endeudarse por endeudarse? Lecaros indica que si alguien se quiere “dar un gustito” es un buen momento, aunque apunta a que “podría esperar un poco, más hasta julio, para tomar una decisión” y recuerda que la deuda no debe “nunca superar el 30% de los ingresos”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo