Le decían “La Leydi” y bailaba el caño en una discoteca: la increíble transformación de un delincuente para evitar ser capturado por la policía

Jordi Keiter Vila León era buscado por trata de personas y tráfico de drogas

Por Camilo Henríquez

Jordi Keiter Vila León trabajaba bailando en el caño en una conocida discoteca de Pichari en Perú. Ahí era conocida como “La Leydi” y pocos imaginaban el pasado de la joven de 23 años.

Vila León a los 18 años había sido detenido junto a una mujer con “cuatro kilos de clorhidrato de cocaína de alta pureza”, asegura La República, y tras ello pasó algunos años en la cárcel. Luego de salir de prisión y regresar donde sus padres se le perdió el rastro en la zona de Vraem.

El sujeto siguió con su “negocio” en las drogas, pero también se le empezó a buscar por el delito de trata de personas y fue incluido en el Programa de Recompensas “Que ellos se cuiden” del Ministerio del Interior.

Cuando apareció entre “los más buscados” del país, Vila León se “sometió a una operación de cambio de sexo, se puso pechos, glúteos y se dejó crecer el cabello para evitar ser reconocido”, señala Peru.com.

Leydi no pudo evitar las redes sociales, publicó varias fotos y terminó siendo reconocida por un amigo y la denunció a la policía.

Cuando fue detenida dijo llamarse Leydi León, pero finalmente las huellas dactilares revelaron su real identidad.

Según Jornada, mientras estaba en la comisaría de Pichari, “admitió llamarse Jordi Keiter y dijo que su homosexualidad era parte de su elección de género y por eso sometió a la operación de cambio de sexo”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo