La "letra chica" de las visas de Piñera: los problemas que anticipan los expertos para quienes quieran migrar a Chile

Especialistas en migración aseguran que los decretos no han considerado las condiciones que hay en Venezuela o Haití para pedir un pasaporte y, sobre todo, cumplir requisitos para una visa

Por Jaime Liencura

Letra chica. Eso es lo que tendrían, según expertos, las visas que ofreció Sebastián Piñera tanto a venezolanos y haitianos quienes tendrán un trato especial para migrar a Chile.

Se trata del visado de "Responsabilidad Democrática" y "Humanitaria de Reunificación Familiar", respectivamente. Para los venezolanos, aún no existe ningún número de visas a entregar, en cambio, para los haitianos se contempla un máximo de 10 mil visas anuales. Pero, ¿cuál es la letra chica?

Cuestiones prácticas

Para Rolando Poblete, sociólogo de la Red U Nómadas y académico del Instituto de Asuntos Públicos de la U. de Chile, hay problemas prácticos, financieros y burocráticos a causa del aumento de las barreras para el ingreso.

"Partamos diciendo que no está claro los requisitos que se van a pedir. No se sabe el costo o criterio para elegir a los postulantes", señala el académico.

Es más, puntualiza que por mucho que se ofrezca una visa con facilidades a Venezuela, hay cosas que tienen que ver con cuestiones prácticas que no se estarían considerando, como la burocracia en ese país para conseguir un pasaporte o incluso, el hecho que se acabe el papel de seguridad para fabricar uno.

Otro punto es el costo de la visas. La de regularización en Chile valdrá $90 dólares. Considerando que el sueldo mínimo en Venezuela es $2 dólares, reunir esa cantidad es una tarea titánica.

"Pero eso no es todo. Imagínate en Haití, los costos que significará gestionar la visa, ir hasta la capital, pedir hora en la embajada", sostiene el profesor.

Faltó discusión

Alberto Núñez Ponce es abogado chileno y presidente de Fundación Desarrollo Inclusivo. Pese a que reconoce que votó por Piñera y que espera que este gobierno le vaya bien, demuestra ciertos reparos con los decretos.

"No me imagino a un venezolano haciendo cola en la embajada de Chile en Caracas para pedir una visa democrática porque están siendo perseguidos, si lo primero que van a hacer los agentes del Estado de ese país es ir a tomar nota de quienes van a ir. No me imagino si luego se la niegan. ¿Qué va a pasar si sale?"

Es más, Ponce asegura que faltó discusión en el decreto. "Esta ley de migración no se puede hacer de la comodidad de la oficina", afirma.

En ese sentido aclara que , por ejemplo, no se consideró materias como exigir un carné de salud "para no ser una carga para el país que te está recibiendo. Piensa que hay una cantidad de chilenos que están vendiendo contratos truchos o que están arrendando casas en condiciones abusivas a los extranjeros. No se ha hablado de multas para ellos".

Confianza en la Ley vs decretos

Para Carmen Norambuena, académica de la U. de Santiago y directora de Centro de Estudios Migratorios, hay una cuestión de la que había que hacerse cargo con urgencia.

"Una cosa es esta serie de medidas administrativas que venían a solucionar un problema inmediato. Pero otra cosa debe ser la ley que se debe enviar al Congreso en el mediano plazo y que debe ser completa, una verdadera política migratoria"

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo