El secuestro de Choi Eun-hee, la actriz que obsesionó al padre de Kim Jong-un

La famosa artista surcoreana falleció este martes a los 91 años de edad en un hospital de su país natal

Por Francisca Herrera

Una de las grandes estrellas del séptimo arte de Corea del Sur acaba de fallecer en un hospital surcoreano a los 91 años de edad.

Sin embargo, Choi Eun-hee no es una actriz más, ya que fue la mujer por la que el padre del líder norcoreano Kim Jong-un, Kim Jong-il, se obsesionó al punto de secuestrarla en 1978, junto a su ex esposo el director Shin Shan-ok, para que firmaran una película.

Bien es sabida la afición del "Querido líder" de Corea del Norte tenía por el cine, tanto así que cuando mantuvo cautiva a la ex pareja les exigió ver y realizar un comentario de cuatro películas diarias, de una colección de cerca de 15 mil, según el libro “A Kim Jong-il Production”, de Paul Fischer, citado por el País.

El secuestro

Choi Eun-hee La actriz Choi Eun-hee junto a su ex esposo Shin Shan-ok / AP

El definido como un "cineasta frustrado" llegó a la actriz a través de un "productor de Hong Kong" llamado Wang Dong-il, quien le ofreció un proyecto difícil de resistir cuando estaba en medio de una crisis económica luego que la dictadura surcoreana cerrara la productora que tenía con Shan-ok.

Más tarde, cuando se encontraba en una lancha junto a dos hombres, despertando recién luego de haber sido sedada en un camarote con una fotografía gigante del "Querido líder", se dio cuenta de todo: había sido secuestrada por un agente norcoreano que trabajaba para nada más y nada menos que Kim Jong-il.

Su ex marido fue secuestrado de forma separada. Luego de ser sindicado como principal sospechoso de Eun-hee, viajó a Hong Kong para encontrar respuestas, pero encontró el mismo destino de su ex seis meses después.

Luego de varios intentos de fuga, la ex pareja aceptó colaborar con el régimen norcoreano. Resultado de esto grabaron varias películas, siendo la más extraña la versión norcoreana de Godzilla, según el medio español.

Ocho años después pudieron escapar durante un viaje a Viena, en el marco de la promoción de sus películas, donde pidieron asilo a la embajada estadounidense en el país.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo