Tony Gilroy sobre la problemática política que detuvo a “Beirut” por 27 años

El guionista y director nominado al Premio de la Academia también señala que realmente ya no se hacen películas como esta.

Por Metro

Gregory Wakeman / www.metro.us

Se suponía que “Beirut” sería la segunda película de Tony Gilroy como guionista.

Gilroy, quien desde entonces escribió las tres películas de "Bourne" de Matt Damon, escribió y dirigió "The Bourne Legacy" y fue nominado para un Premio de la Academia tanto por el guión y la dirección de "Michael Clayton", había empezado a trabajar en "Beirut" en 1991, un año antes de que fuera estrenado su primera trabajo como guionista su debut como guionista, "The Cutting Edge”.

Sin embargo, hay muchas razones por las que tuvieran que pasar 27 años para que "Beirut" llegara a la gran pantalla. Recientemente tuve la oportunidad de hablar con Tony Gilroy, y discutimos sobre "Beirut", sobre por qué nadie lo haría por tanto tiempo, por qué fue tan extraño colaborar consigo mismo, para finalmente darse cuenta de que realmente ya no se hacer películas como esta.

P: Escribiste “Beirut” hace 25 años, ¿cierto?

– Sí, la escribí en 1991.

P: ¿Por qué tardó tanto en ser estrenada?

– Mi primera película fue hecha por Interscope, "Cutting Edge”. Y el productor de esa película, Robert Cork, había estado en la CIA. Él había sido un analista. Y tuvimos muchas conversaciones políticas en el set de esa película. A él le encantó la idea de hacer una película sobre un negociador, pensamos que era una idea genial. Buscamos un lugar para grabar, decidimos por el Líbano y luego busqué un momento en la historia libanesa en el que pudiera establecer una historia ficticia de la manera más realista posible. El momento más tenso.

Después de una gran cantidad de investigaciones, ese momento me pareció ser el invierno de 1982. El guión fue muy popular. Y para  mí fue realmente bueno. Realmente importante. Mucha gente se interesó. Pero siempre había algo que lo detenía. Mucha gente estaba teniendo problemas con la política en ese momento. Lo cual es difícil de creer ahora cuando lo ves. Pero la política estaba un poco caliente para la gente en 1991. Se fue por 20 años hasta que Interscope la sacó de la oscuridad.

P: ¿Por qué lo político fue tan problemático?

– Con este guión no estoy haciendo un retrato muy halagador. De hecho, tengo tres villanos reales en la película. No estoy dejando bien parada a la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), de hecho estoy diciendo que la OLP es esencialmente corrupta. Estoy diciendo que la Casa Blanca de Reagan fue un desastre total de malas ideas y señales contradictorias. Y tengo a Israel por el camino lamiéndose las costillas y esperando cruzar la frontera e involucrarse de cualquier manera que puedan. Mi único héroe es Jon Hamm. 20 años después, ninguno de esos temas ya es debatible. El jurado estuvo involucrado en esos 3 villanos y su comportamiento ha sido completamente confirmado como lo que es.

La política es tan desordenada como lo fue Beirut en 1982, tan horrible como lo fue después de la Guerra Civil. Hubo un momento en que las cosas podrían haber cambiado. Solo un mes después de que termina esta película, cuando Israel invada todo, todo se va a descarrilar. Va a ser el comienzo de esta cascada de eventos que hemos vivido hasta hoy. Esto es antes del fundamentalismo religioso, esto es antes de que la religión esté involucrada, esto es antes de los atentados suicidas, es antes de Hezbollah, es antes de Hamas. Esta movida dictará lo que sucederá en nuestras vidas.

P: ¿Hiciste una reescritura del guión cuando finalmente se decidió llevar a cabo la película?

– Nunca creí que iban a hacer la película. Incluso cuando consiguieron a Jon Hamm y Brad Anderson. Realmente nunca pensé que sucedería. Especialmente cuando me dijeron cuánto iban a ganar. Les dije, “No se puede hacer la película por tanto dinero. No sé cómo lo haces”. Cuando finalmente se hizo real, dije que tenía que regresar y revisarla. Y fue muy interesante colaborar conmigo mismo. Fue realmente extraño. La reescribí de una manera suave. No cambié la trama. No agregué ningún personaje nuevo. Solo pensé que tomaría una semana, pero me llevó mucho más tiempo. Realmente tuve que meterme de manera profunda. Tengo mucha más experiencia ahora. Sé mucho más. Lo hice mucho más sincero. Mucho más simple. Más amigable para los actores. Fue realmente interesante. También tenía que asegurarme de que toda la investigación que había hecho fuera correcta.

P: Cuando la vi, realmente se sentía diferente a una película moderna. Entonces, cuando supe que el guión tenía 25 años de edad, de repente tuvo mucho más sentido, porque era complicado de entender.

– ¡Solía haber muchas películas como esta! Había muchas películas como esta en ese momento. No era un guión inusual, aparte del hecho de que la política y el dinero estaban mezclado. Hubo muchas películas como esta. “The Year Of Living Dangerously“ estaba en la mente de todos. Es más inusual ahora. Qué fantástico que lo hayas visto así. Me encanta eso.

P: ¿Notaste algo de tu forma de escribir de antes que envidies ahora?

– Esa es una pregunta interesante… Creo que fue cuando me di cuenta de que tenía que volver atrás para abordar el guión. Esta película significa el comienzo para mí. No es difícil rastrear el material genético de esta película, avanza hacia un montón de cosas que he hecho. "Proof Of Life" es un relato periodístico ficticio de algo muy real, que también incluye un secuestro. "Michael Clayton" comparte algunos de los mismos problemas. Incluso las películas de "Bourne" intentan aterrizarse y ser un “thriller” a escala humana. No me pareció extraño. Cuando finalmente fuimos a Sundance y lo vimos con una audiencia, realmente se sintió inusual. Pero solo porque nadie más está haciendo esto ahora.

P: Usualmente, una película como esta estaría en Netflix ahora.

– Será realmente interesante ver si las personas saldrán de casa para ir al cine y ver una película como esta. Eso es lo que realmente uno está esperando. Ayuda que somos inusuales. Tienes toda la razón de que este género se ha movido a la pantalla chica. Necesita una convergencia de una cierta cantidad de cosas para llegar incluso a una audiencia masiva en un cine. En realidad no duele tener a Jon Hamm. Su actuación es… él es una estrella de cine. Pronto descubriremos si la gente dejará su control remoto e irá al cine para ver esto. Será interesante ver si aún hay audiencia.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo