"Se me cae la cara de vergüenza": Rafael Correa se disculpa por decisión del gobierno ecuatoriano en negociaciones entre el ELN y Colombia

Se trata del último episodio de tensión entre el ex mandatario y su sucesor, el presidente Lenin Moreno

Por AP

Este viernes el expresidente ecuatoriano Rafael Correa, dijo que “se me cae la cara de vergüenza”, al referirse a la decisión que tomó su sucesor, Lenín Moreno, de levantar la mesa de negociaciones entre los representantes de la guerrilla colombiana del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y el gobierno de mandatario Juan Manuel Santos.

Quiero pedirle disculpas a Colombia… en nombre de mi patria por lo que acaba de hacer este gobierno irresponsable”, dijo Correa en entrevista con The Associated Press desde La Habana.

Este es el último episodio de tensión entre Correa y Moreno, que a pesar de haber formado parte del mismo gobierno durante diez años, se distanciaron tras la sucesión en Ecuador.

Moreno anunció que dejaría de ser garante del proceso poco después de confirmarse que disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) —que antes de convertirse en partido político tras la firma de un acuerdo de paz en 2016 integraban la guerrilla más importante del país— asesinaron a tres miembros del diario ecuatoriano el comercio.

Los diálogos entre Colombia y el ELN se iniciaron en febrero de 2017 en Quito y ambas delegaciones anunciaron una pausa hasta que se decida qué país será la nueva sede del proceso.

“Acaban de darle una puñalada por la espalda a la paz”, agregó el exmandatario (2007-2017), quien lamentó que se pierda un trabajo de acercamiento entre las partes de al menos tres años.

Un acuerdo con el ELN completaría un desarme del conflicto guerrillero en Colombia, luego de que el gobierno de Santos y las FARC firmaran el pacto de paz y posteriormente el grupo rebelde se convirtiera en un partido político con el apoyo de Cuba, Noruega, Chile y Venezuela.

Trabajo de años que este señor acaba de echar a la basura”, dijo Correa refiriéndose a su antiguo aliado y hoy enemigo político, el presidente Moreno.

Correa también rechazó las acusaciones de Moreno de que su campaña electoral recibió dinero de las FARC.

“Siete muertos en la frontera (con Colombia en los últimos días), dos ecuatorianos secuestrados y precisamente por eso lanzan estas infamias, para llamar la atención”, consideró Correa.

"Lo han sacado una docena de veces, antes de cada elección, siempre que han estado desesperados y siempre se les ha derrumbado", agregó.

La acusación sobre presuntos dineros de las FARC en Ecuador se mencionó a mediados de la década pasada, pero en ese momento no fue probado y Correa negó rotundamente la imputación.

Sin embargo, Moreno anunció el jueves que pedirá investigar el tema de nuevo. De manera paralela, la fiscalía general de Ecuador inició el mismo día una investigación penal a Correa y otros diez funcionarios públicos por supuesto mal manejo en la contratación de deuda externa.

Ante lo sucedido, el ex mandatario consideró “insensata” la crítica de su sucesor y recordó que Moreno fue su vicepresidente durante su gestión. “Se les olvida un pequeño detalle: el binomio fue Correa-Moreno”.

“Entonces que se investigue él mismo. No caigamos en la trampa de la cortina de humo, que es lo que pretende para no darle seguimiento a la gravísima situación de la frontera y a la ineptitud de este gobierno”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo