¿Cuánto afecta el síndrome del corazón roto?

Algunos estudios muestran altas probabilidades de que alguien fallezca luego de haber perdido a un ser querido

Por AP

El tema surge cada vez que alguien enferma o muere poco después de perder a su cónyuge: ¿Se debió a un corazón roto? La hospitalización del presidente George H. W. Bush al día siguiente del funeral de su esposa quizá no pueda atribuirse al estrés, aunque éste no es bueno para el organismo y es evidente que la salud de alguien afecta la de su pareja.

Un choque emocional repentino puede provocar un ataque cardiaco o algo similar llamado síndrome del corazón roto. En algunos estudios se ha determinado que la probabilidad de que alguien fallezca pronto aumenta después de haber perdido a su cónyuge.

Sin embargo, el momento es a menudo mera coincidencia y la conjetura del “corazón roto” simplemente da pie a una narrativa fantástica aunque el problema no es sorpresivo si ocurre en un adulto mayor con problemas subyacentes de salud.

En cualquier caso, la muerte de un ser querido es un momento peligroso para el cónyuge sobreviviente, dijo la doctora Nieca Goldberg, cardióloga del Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York y portavoz de la Asociación del Corazón de Estados Unidos.

“Es de verdad importante tener mucho apoyo alrededor”, afirmó. “Cuando una persona está deprimida después de algo así, quizá deja de comer, ignora síntomas y quiere ser estoica. Está tensa y quizá no descansa lo suficiente. Todas estas cosas pueden preparar el escenario para enfermedades que amenazan la vida”.

Conclusiones apresuradas

Sin embargo, el estrés y un corazón rozo quizá sí tengan mucha culpa cuando la gente está de luto.

La estrella de música country Johnny Cash murió cuatro meses después del fallecimiento de su esposa, June Carter Cash, en 2003. Ella tenía 73 años y murió de complicaciones después de una cirugía de válvulas cardiacas. Él tenía 71 años cuando falleció de problemas relacionados con la diabetes y durante años tuvo una enfermedad neurológica.

El “corazón roto” surgió nuevamente cuando Debbie Reynolds falleció un día después de la muerte de su hija, la actriz Carrie Fisher, en 2016. La autopsia mostró después que Reynolds, de 84 años, murió cuando se reventó un vaso sanguíneo y causó una hemorragia cerebral. Por muchos años tuvo presión alta y otros problemas de salud.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo