El escándalo real continúa en España: las consecuencias a las que se enfrentará Letizia si se divorcia del rey

Los rumores del divorcio de los Reyes de España han sembrado fuertes dudas. Letizia está en el ojo del huracán y podría perder a sus hijas

Por Víctor Sangronis

Sin ninguna fuente confiable el diario alemán Neue Post encendió la llamarada de una pólvora que parece inagotable. ¿Están los Reyes de España frente a un “inminente” divorcio? Felipe y Letizia siguen cumpliendo con sus funciones de monarcas, pero el silencio reina respecto al tema de la crisis matrimonial.

El carácter de la reina Letizia, al parecer siempre ha sido una piedra en el zapato para el mundo de la corona española. Su personalidad dura y a ratos terca, como la describen allegados, encuentra resistencia entre los miembros de la familia real de España.

Lo cierto es que frente el hipotético escenario del divorcio de los Reyes de España, muchas han sido las especulaciones sobre qué pasaría con el rey Felipe y la reina Letizia, siendo sin duda ella la más perjudicada.

Don Felipe seguirá su vida y sus funciones como rey, figura que resulta un intocable para los españoles, incluso para la justicia, pues "la persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad. Sus actos estarán siempre refrendados por el presidente del gobierno y, en su caso, por los Ministros competentes", según lo establece el artículo 56 de la Constitución española del año 1978, reseña Univisión.

Esto quiere decir que en caso de divorcio, el procedimiento debe hacerse bajo mutuo acuerdo o Letizia deberá ser demandada por el rey, pues ella no puede demandarlo a él.

Ese como primero paso, pero ¿si el divorcio procede qué pasaría con el futuro legal de la reina Letizia, del rey Felipe, y más importante aún, de las princesas Leonor y Sofía? Aquí entra el proceso más denso y oscuro.

¿Capitulaciones?

            Es bien sabido que los actuales reyes, se casaron bajo el régimen de separación de bienes. En aquel momento el príncipe Felipe y su prometida la periodista Letizia decidieron por mutuo acuerdo establecer el patrimonio de cada quién. Pero algo que no pudo ser acordado fueron las famosas Capitulaciones.

Las Capitulaciones son una especie de contrato prenupcial que debe estar firmado por ambas parte, aunque no necesariamente discutido o convenido.  Letizia y Felipe, entonces príncipe de Asturias, cumplieron con su deber y firmaron sus capitulaciones que establecen qué ocurriría en caso de un divorcio.

Pero estas Capitulaciones han sido unilaterales. Al menos eso refleja el exitoso y polémico libro 'Adiós princesa', publicado en el año 2013 por David Rocasolano, abogado y primo de la reina Letizia.

"Las capitulaciones son innegociables. Hay que firmarlas tal y como están redactadas. No se puede cambiar ni una coma”, habría enfatizado el entonces príncipe de Asturias y hoy rey de España, Felipe.

En su libro Rocasolano explica que en febrero del año 2004, Letizia, entonces prometida del príncipe de Asturias, le pidió que revisara el texto de las secretas Capitulaciones. Una vez cumplida la tarea, el consejo del abogado y primo fue firme y claro: "Yo que tú no lo firmaba".

“Esto no son unas capitulaciones matrimoniales, Letizia. Este documento no es ni siquiera legal”, habría dicho alarmado el primo David a Letizia, la prometida del futuro rey de España.

Las infantas Leonor y Sofía

Según refleja el libro de Rocasolano, las líneas más oscuras de las famosas Capitulaciones son las que dictaminan el paradero de las infantas Leonor y Sofía, hijas del rey Felipe y la reina Letizia.

El abogado explica que en caso de un divorcio, Letizia perdería la custodia y patria potestad de sus hijas Leonor y Sofía, quedando como únicos responsables el rey Felipe y la corona española. Con especial énfasis en su majestad Leonor princesa de Asturias, quien debe ser preparada como futura Reina de España, pues es la primera en la línea de sucesión al trono.

Económicamente Letizia tendría la vida resuelta, pues recibiría una manutención del Estado, además de dos viviendas familiares, pero los encuentros con sus hijas serían establecidos bajo un riguroso régimen de visitas, y sus apariciones públicas juntas sólo se harían en caso de bodas, bautizo o funeral.

Dichas capitulaciones habrían sido notariadas e inscritas en el Registro Civil especial de la Familia Real en el Ministerio de Justicia y se encuentra en un archivo sellado.

Letizia ya no sería Reina

En caso de que el divorcio se lleve a cabo, Letizia Ortiz de Rocasolano, perdería su trato y título como ‘su majestad la reina de España y el tratamiento de alteza real’, pero si los Reyes sólo se separan, Letizia podría conservar el título por ser madre de la futura Reina.

El reconocido historiador Fernando García Mercadal explica que "es una tradición que se mantiene en el terreno de los títulos nobiliarios, donde el consorte, si se rompe la unión, debe dejar de usar el título no sólo de derecho sino también socialmente".

Más allá de todas sus implicaciones legales y las dudas sobre el éxito del matrimonio entre el rey Felipe y la reina Letizia, muchos dudan de que el tan nombrado divorcio sea una realidad. Sobre todo por el ferviente catolicismo que los Reyes profesan  en su día a día.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo