¿Crypto qué?

Por Sergio Tricio

Hace algunos meses, en pleno boom del Bitcoin, la criptomoneda más popular del mundo, hablábamos de este fenómeno desde la vereda de la inversión, con números que a todas luces eran espectaculares y con los riesgos que implicaba este ascenso en vertical.
El desenlace fue el que muchos esperábamos, produciéndose un desplome cercano al 70% en dos meses, desde los casi US$ 20.000 alcanzados en diciembre, hasta los US$ 6.000 de febrero (ahora se encuentra cercano a los US$ 10.000). Sin embargo, lo que no sabíamos que podría ocurrir, era que la incipiente industria de empresas chilenas que permitían comprar criptomonedas, llamados exchange, de un minuto a otro, se verían enormemente afectados por la acción coordinada de los bancos que decidieron, unilateralmente, cerrar sus cuentas bancarias, haciendo imposible su supervivencia.
Los argumentos que expone la banca chilena es la falta de regulación de estas empresas y que el uso del dinero virtual se basa esencialmente en la calidad de anonimato de quienes pueden comprar criptomonedas, lo que se ha prestado en muchos casos para financiar actividades ilícitas. Sin embargo, lo que a muchos altos ejecutivos bancarios les cuesta comprender es que esta es una nueva tecnología que podría tener un impacto sin precedentes en el futuro, con innumerables beneficios para la sociedad, como la disminución en los costos transaccionales y la agilidad de muchos procesos. De forma adicional, lo que llama poderosamente la atención del cierre de las cuentas bancarias son los argumentos, ya que Uber también es un negocio desregulado, pero no amenaza en ser competencia de los bancos. Además, quienes critican no comprenden esta innovación tecnológica y seguramente no han abierto una cuenta en Chile ni el extranjero, ya que se darían cuenta de que para todos los operadores serios de criptomonedas, uno de los requisitos imprescindible es, precisamente, la verificación de la identidad de quien realiza las transacciones.
Uno puede tener dudas con la “burbuja” de precios que se creó en varias criptomonedas, dudar de sus aparentes virtudes transaccionales y futuro impacto en el comercio electrónico, incluso, puede criticar la falta de regulación, que siempre llega tarde a las innovaciones tecnológicas, pero de ahí a cerrar las cuentas bancarias, es como clausurar un local de comida rápida, por el sólo hecho de que venden hamburguesas y papas fritas con muchas calorías.
Lo que finalmente se puede desprender de esta situación es que los altos ejecutivos bancarios no entienden o no quieren comprender lo que son las criptomonedas y, como suele suceder, el real apoyo a los nuevos emprendimientos es inexistente.  El dictamen del Tribunal de la Libre Competencia de reabrir las cuentas bancarias es una buena señal, pero ahora será importante seguir explicando en qué consiste esta revolución tecnológica, y que las autoridades, logren regular el uso del dinero virtual, pero con celeridad.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo