¿Cuándo y cómo será la muerte del sol?: Este es el cadáver solar más probable

¿Cómo se verá nuestro Sol después de que muera? Los científicos han hecho nuevas predicciones sobre cómo se verá el final de nuestro Sistema Solar y cuándo sucederá. Y los humanos no estarán cerca para ver el acto final.

Por Agencias

Anteriormente, los astrónomos pensaban que se convertiría en una nebulosa planetaria, una burbuja luminosa de gas y polvo, hasta que la evidencia sugiriera que tendría que ser un poco más masiva.

Ahora, un equipo internacional de astrónomos lo ha volteado de nuevo, y ha descubierto que una nebulosa planetaria es de hecho el cadáver solar más probable.

El Sol tiene 4.6 billones de años de antigüedad, medido en la edad de otros objetos en el Sistema Solar que se formaron al mismo tiempo. Y, según observaciones de otras estrellas, los astrónomos predicen que alcanzará el final de su vida en aproximadamente 10 mil millones de años.

Hay otras cosas que sucederán en el camino, por supuesto. En unos 5 mil millones de años, se convertirá en un gigante rojo. El núcleo de la estrella se encogerá, pero sus capas externas se expandirán a la órbita de Marte, envolviendo a nuestro planeta en el proceso. Si aún está allí.

Una cosa es cierta: en ese momento, seguramente no estaremos cerca. De hecho, la humanidad solo tiene aproximadamente mil millones de años, a menos que encontremos una forma de escapar de esta roca. Eso se debe a que el Sol está aumentando su brillo en aproximadamente un 10 por ciento cada mil millones de años.

Eso no parece mucho, pero ese aumento en el brillo acabará con la vida en la Tierra. Nuestros océanos se evaporarán y la superficie se calentará demasiado como para que se forme agua.

Cuentan que en unos 5 mil millones de años el Sol se convertirá en un gigante rojo. El núcleo de la estrella se encogerá, pero sus capas externas se expandirán a la órbita de Marte, envolviendo a nuestro planeta en el proceso, o lo que quede de él.

Lo que ocurrirá después de eso ha sido más difícil de precisar. Según el estudio que se acaba de publicar en la revista Nature, los astrónomos han determinado que, como el 90% de otras estrellas, nuestro Sol es más probable que se reduzca desde un gigante rojo para convertirse en una enana blanca y luego termine como una nebulosa planetaria.

Se llaman nebulosas planetarias no porque realmente tengan algo que ver con los planetas, sino porque, cuando las primeras fueron descubiertas por William Herschel a fines del siglo XVIII, tenían  una apariencia similar a los planetas a través de los telescopios de la época.

Hace unos 25 años, los astrónomos notaron algo peculiar: las nebulosas planetarias más brillantes en otras galaxias tienen aproximadamente el mismo nivel de brillo. Esto significa que, al menos teóricamente, al observar las nebulosas planetarias en otras galaxias, los astrónomos pueden calcular qué tan lejos están.

Los datos mostraron que esto era correcto, pero los modelos lo contradijeron, lo que ha molestado a los científicos desde que se hizo el descubrimiento.

Durante años los modelos parecían contradecir dicha hipótesis, pero los nuevos modelos han resuelto el problema al mostrar que el Sol se acerca al límite inferior de masa para una estrella que puede producir una nebulosa visible. Para Zijlstra, “no solo ahora tenemos una manera de medir la presencia de estrellas de miles de millones de años en galaxias distantes, incluso hemos descubierto lo que el Sol hará cuando muera

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo