El suicidio fallido más espectacular de la historia: se tiró desde la planta 86 y sobrevivió

La increíble historia de la mujer que saltó del Empire State Building pero fue salvada por el viento

Por Agencias

El Empire State, el rascacielos que dominó el horizonte de Manhattan por décadas, ha sido inspiración de incontables trabajos artísticos y culturales; sin embargo, sus 102 pisos también han sido usados por los suicidas como plataformas para lanzarse al vacío. Ésta es una de esas historias que no acabó como se esperaba.

El Empire State Building es un rascacielos de 102 pisos ubicado en Midtown Manhattan, Nueva York. Tiene una altura de techo de 1.250 pies y se mantuvo como el edificio más alto del mundo durante casi 40 años. Ha habido más de 30 intentos de suicidio desde el famoso rascacielos de la ciudad de Nueva York, y la mayoría de ellos tuvieron éxito.

Pero el suicidio de Elvita Adam será recordado por que no sucedió en absoluto.

El 2 de diciembre de 1979, Adams decidió poner fin a su vida. Después de perder su trabajo, la mujer de 29 años que vivía en el Bronx se veía viviendo de un mísero cheque de asistencia social de algo menos de 100 dólares. Incapaz de pagar el alquiler, el propietario la amenazó con desalojarla a ella y a su hijo pequeño.

Elvita Adams sobrevivió al salto por suerte con una ráfaga de viento de 30 mph que la llevó a la plataforma del piso 85 desde donde fue rescatada por los guardias de seguridad; ella estaba milagrosamente viva y aterrizó con una cadera rota.  El viento generalmente no se considera milagroso. Pero la ráfaga de viento que voló el cuerpo de Elvita Adam, aterrizando solo un vuelo hacia abajo, fue nada menos que extraordinario.

No está claro qué le sucedió a Evita después de que fuera salvada. Décadas más tarde, sobre el año 2010, una obra titulada I´ve been Elvita Adams especulaba con la idea de que, después de su intento de acabar con su vida, Adams se convirtió en una comediante.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo