"El tongo del suegro de Harry": Padre de Meghan Markle acusado de vender sus propias fotografías a los paparazzi

El hecho de que Thomas Markle haya estado haciendo negocios con la prensa es un tema extremadamente sensible para la monarquía británica

Por Francisca Herrera

Un nuevo escándalo golpea a Meghan Markle a días de su esperado matrimonio con el príncipe Harry en el Castillo de Windsor. Esta vez, el padre de la novia, Thomas Markle, es acusado de vender fotografías de él mismo preparándose para la boda a los paparazzi.

En las fotos en cuestión aparece Thomas en un Starbuck ojeando un libro turístico de Gran Bretaña, en un ciber leyendo sobre la boda e inclusive comprándose un traje para el acontecimiento presuntamente fingiendo no saber que está siendo fotografiado.

Según relata la prensa británica, el progenitor de la actriz estadounidense habría pedido a un joven de 17 años que fingiera ser un sastre y que tomara sus medidas fuera de una tienda cercana . Inclusive le habría pasado la huincha de medir.

Las imágenes fueron vendidas por el paparazzi Jeff Rayner, quien, según Mail on Sunday, ganó una considerable suma seis cifras por la venta de las fotografías cuidadosamente montadas en todo el mundo.

"Fue mi culpa"

Por si fuera poco, este lunes salió Samantha Markle, si, la misma media hermana que trató a Meghan de arribista e interesada, a defender a su padre y señalar que fue idea de ella para pintarlo a él y a la pareja de una luz "positiva".

"Soy el culpable por completo. Le dije que le mostrara al mundo 'Me pongo en forma y me pongo saludable', así que lo sugerí para beneficiarlo a él y a la familia real", explicó según Daily Mail.

Respecto a la posibilidad de que Thomas haya recibido un pago, aseguró que su padre "no estuvo motivado por el dinero" y que desconoce si le pagaron.

"No tengo idea (si le pagaron), pero si lo fuera habría sido una miseria. Ellos no pagan tanto. Fue realmente para que el mundo pudiera verlo haciendo las cosas saludables que le gusta hacer", aseguró.

Paparazzi

El hecho de que el padre de Meghan haya estado haciendo negocios con los paparazzi es un tema que molesta a la familia real británica más allá de la violación de la privacidad de un "integrante" de la monarquía, especialmente para el novio.

Tanto Harry como su hermano William guardan un profundo resentimiento a los medios de comunicación y específicamente a los paparazzi por el rol que cumplieron en la muerte de su madre, la querida princesa Diana. Ambos son tajantes en expresar que si ellos no la hubieran perseguido Diana aún estaría viva.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo