86% de los escolares de 1º básico a 4º medio lleva su celular todos los días al colegio

Un grupo de parlamentarios busca regular esta situación con un proyecto de ley. Según expertos, lo mejor es lograr un uso equilibrado de la tecnología.

Por Consuelo Rehbein

La edad promedio en la que los niños y jóvenes chilenos reciben su primer celular son los 10 años. Así lo evidenció el estudio "Efectos de la adicción al celular en los colegios", realizado por la Universidad de los Andes. Un 86% de los escolares lleva su celular al colegio.

Y hay cifras aún más impactantes. Ricardo Leiva, académico de dicha casa de estudios y uno de los investigadores a cargo del estudio señaló a Publimetro que "otro de los datos más potentes es que entre las 10 y las 18 horas del día, los niños y jóvenes pasan 6 horas conectados a su celular". Los usos principales que dan a este aparato serían: ver videos  en Youtube, jugar y conversar por WhatsApp.

Diferencia social

celular Los estudiantes de los grupos sociales más vulnerables pasan más horas conectados al smartphone. / Captura

También el estudio permite ver diferencias en los grupos socioeconómicos.

En los sectores más altos (ABC1) los niños y jóvenes pasan en promedio 5,3 horas diarias conectados en su smartphone, mientras que en los segmentos más bajos este tiempo aumenta incluso más allá de las 8 horas diarias.

"Al consultarle a las madres de estos niños 'por qué les facilitaron un celular' la mayoría señaló que fue por motivos de seguridad", explicó el especialista.

Agencia Uno Lo que más hacen los escolares en el teléfono es jugar y distraerse. / Agencia Uno

Para Leiva, el smartphone en los sectores vulnerables funciona como un elemento que le permite saber a los padres y madres que trabajan dónde están sus hijos y si llegaron bien a casa.

"La consecuencia, es que a cambio de tener esa seguridad, los niños se llevan al colegio un elemento distractor que puede incluso alterar su rendimiento académico", agregó el académico.

Proyecto de ley

Ante esta realidad, un grupo de parlamentarios presentó esta semana un proyecto que busca regular el uso de teléfonos móviles en las aulas de clases, considerando estudiantes desde 1º básico a 4º medio.

jaime El proyecto de ley busca regular, no prohibir, señaló el diputado Jaime Bellolio (en la foto). / Agencia Uno

El diputado UDI, Jaime Bellolio señaló a Publimetro que "lamentablemente hoy día vemos que las relaciones humanas se ven interrumpidas por la tecnología, lo que es particularmente preocupante en el caso de los menores de edad y su relación con el proceso educativo".

Regular, no prohibir

"Lo único que estamos diciendo, no es que un estudiante no pueda llevar su celular al colegio, sino que mientras esté en la sala de clases, no pueda utilizarlo", explicó. El proyecto, de hecho, señala que el profesor será quien decida si el celular se deposita en alguna área destinada para ello o si se utiliza como herramienta educativa.

Sobre el desarrollo de software que pueda ayudar a utilizar el smartphone como herramienta, Bellolio señaló que "cambiar la forma en la cual se educa es fundamental". Para el diputado Udi, la innovación pedagógica es una urgencia y espera que Mineduc pueda adelantarse a eso.

a El proyecto solicita al MINEDUC buscar la manera de integrar el teléfono al trabajo en sala. / Agencia Uno

De hecho, agrega que, respecto al futuro Ministerio de Ciencia y Tecnología, sería "una buena iniciativa que ambos ministerios trabajaran en esto, más que desarrollando plataformas, adecuando plataformas que hoy en día ya existen".

Impacto en el aula

Considerando los datos entregados por el estudio de la Universidad de los Andes y el proyecto de ley, que otorgaría facultades a los profesores para regular el uso de estos artefactos, cabe preguntarse cómo afecta hoy en día el smartphone al trabajo docente.

Según la psicóloga de la Universidad del Pacífico, Sofía Fiedler, "hoy en día los profesores están cumpliendo más un rol de cuidadores que de educadores, al punto que, si no cuentan con la atención de sus alumnos, llegan a cuestionarse para qué hacer clases". En los casos más extremos, explica la especialista, esto podría acrecentar un sentimiento de frustración e incluso irritabilidad en los docentes.

"A fin de cuentas, ya no solo se están preocupando porque los alumnos no toman atención, sino que también muchos están tratando de supervisar que tipo de contenido están consumiendo lo alumnos en los smartphones", agrega Fiedler.

¿Obedecen los alumnos?

profe La regulación busca apoyar a los profesores también. Ya que hoy en día está costando más desarrollar la clase con normalidad. / Agencia Uno

Pese a que un 88% señala que "hay normas de regulación en los colegios" y que la norma de "guardar el smartphone durante las clases", aparece como la regla más común utilizada por las instituciones educacionales, en la práctica un 72% de los niños y jóvenes reconoce usarlo igual durante las clases.

Por otra parte, un 83% de los niños entre 10 y 14 años señala que le han quitado el celular en el colegio y, en el caso de los jóvenes entre 15 y 18 años, un 73% dice haber pasado dicha situación. La norma presentada por los parlamentarios busca regular y no prohibir.

Una generación conectada con la tecnología

Misma opinión tiene el investigador Ricardo Leiva. "En Francia prohibieron el uso de celulares en los colegios. Nosotros no estamos de acuerdo con la prohibición. La tecnología, bien administrada, puede ser un gran aliado en la vida diaria y en la sala de clases, solo hace falta regular".

Si bien la denominada "Generación Z" son nativos digitales, pues nacieron con esta tecnología, también poseen otros beneficios otorgados por este motivo. Se les califica como "multitask" (capaces de hacer varias tareas al mismo tiempo) por esencia y el celular bien utilizado en el aula podría ser un complemento a aquello.

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo