Karma: No quería que hablaran español en un restaurante y ahora unos mariachis le cantan en la puerta de su casa

Aaron Schlossberg se convirtió en "la persona más odiada" de Estados Unidos tras sus insultos contra los inmigrantes, y hoy los mariachis le dieron una lección

Por Agencias

 

Una banda de mariachis y, si sobra dinero, un camión de tacos. Esta era la propuesta que lanzó una persona en una página de internet para recaudar dinero y responder así al comportamiento racista de un abogado cuando escuchó hablar español a varias personas en Nueva York.

"Tus empleados están hablando español con los clientes. Todo el mundo aquí está hablando en español y esto es EEUU". A gritos en mitad del local de la cadena estadounidense Fresh Kitchen se dio a conocer Aaron Schlossberg a la opinión pública. "Si yo pago para que vivan aquí, para que tengan servicio médico, lo mínimo que podrían hacer es hablar inglés", protestaba Schlossberg, que llegó a asegurar que los trabajadores del local seguramente "fuesen indocumentados" y que no dudaría en llamar al ICE, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EEUU.

El objetivo de la campaña era alcanzar 500 dólares, pero en menos de 24 horas ya ha conseguido más de 1.000 para la iniciativa "Mariachis para Aaron Schlossberg". Según especifica la página de la recaudación, los mariachis cantarán la famosa canción "La cucaracha".

La venganza es un plato que se sirve frío ¿No querías español? Pues toma mariachis.

Cantaron “La Cucaracha”, “El Rey” y “Cielito Lindo”, pero a pesar del ambiente festivo, no fue una fiesta.

Decenas de miembros de la comunidad mexicana de Nueva York, acompañados de un grupo de mariachis, se manifestaron el viernes frente a las antiguas oficinas y la casa de un abogado estadounidense que se quejó esta semana de clientes y trabajadores de un restaurante de Manhattan porque hablaban en español.

Los neoyorquinos, sorprendidos por la música, tomaban el viernes fotos de la protesta en la que varios mexicanos denunciaron el ataque verbal del abogado y repartieron quejas oficiales para enviar a un comité disciplinario de abogados..

 

La cosa se fue animando tanto que la tarde del viernes fueron los mariachis a rondar a Schlossberg, sí, pero no fueron solos. Alrededor de 100 personas se apostaron a las puertas de su edificio de apartamentos y montaron toda una fiesta latina con su música, su baile, su comida… y su español.

Al ritmo de la música y con carteles que decían “Se habla Spanish” y “Racism: no bueno”, los manifestantes pidieron que se inhabilite a Aaron Schlossberg, cuyos gritos contra gente que hablaba español fueron captados el miércoles en un video que se hizo viral.

“Si a este hombre no le quitan la licencia entonces seguiremos expuestos a insultos”, dijo Teresa García, una mexicana de 48 años. “Me sentí indignada cuando vi el video. Él se dirige a las personas que hablamos español, como si todos fuéramos inmigrantes indocumentados. Algunos hemos nacido aquí”.

mariachis AP

“¡Viva nuestro idioma, el español!”, gritó Blandi Medina, una activista mexicana de 42 años, a través de un altavoz. “Exigimos que se respete nuestro idioma. ¿Por qué se nos falta al respeto de esta manera?”.

La compañía que administra el edificio en donde se ubica el despacho de Schlossberg indicó el jueves que canceló su acuerdo con el abogado debido a que sus acciones “iban en contra” de las reglas y regulaciones.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo