"Que tú seas gay no importa, Dios te quiere así": Juan Carlos Cruz revela detalles de su reunión con el Papa

El chileno contó al Papa cómo los obispos chilenos usaron su orientación sexual como un arma para tratar de desacreditarlo

Por Francisca Herrera

Las reuniones que tuvo el Papa Francisco con las víctimas de casos de acoso sexual en la iglesia chilena para discutir sus casos el mes pasado han llamado la atención a nivel internacional.

El periodista Juan Carlos Cruz, uno de los denunciantes en el escándalo de acoso sexual y de encubrimiento clerical de Chile, reveló detalles a El País respecto a su reunión con Francisco.

Cruz dijo que le contó al Papa cómo los obispos chilenos usaron su orientación sexual como un arma para tratar de desacreditarlo, y sobre el dolor que los ataques personales le ocasionaron.

El chileno explicó que "a él (Francisco) le habían dicho prácticamente que yo era un perverso. Ahí le expliqué que yo no soy la reencarnación de San Luis Gonzaga pero no soy una mala persona, trato de no hacerle daño a nadie".

“Me dijo 'Juan Carlos, que tú seas gay no importa. Dios te hizo así y te quiere así y a mí no me importa. El Papa te quiere así, tú tienes que estar feliz con quien tú eres"", aseguró.

El Vaticano declinó confirmar o negar los comentarios, manteniendo su política de no comentar acerca de las conversaciones privadas del papa.

Por su parte, los comentarios del papa Francisco han sido acogidos por la comunidad Lgbt como otra señal del deseo del pontífice para hacer que las personas gay se sientan bienvenidas y amadas en la Iglesia Católica.

La Iglesia y la homosexualidad

Las enseñanzas de la iglesia piden que los gay y las lesbianas sean respetados y amados, pero considera la actividad homosexual como “intrínsecamente trastornada”. Sin embargo, Francisco ha buscado hacer que la Iglesia sea un lugar más acogedor para los gay, y uno de sus comentarios más famosos fue hecho en 2013: “¿Quién soy yo para juzgar?”.

El pontífice también ha hablado de su propio ministerio a personas gay y transgénero, insistiendo en que son hijos de Dios, amados por Dios y merecedores del acompañamiento de la Iglesia.

Como resultado, algunos trataron de restar importancia de los comentarios y los tomaron como simple ratificación de la actitud pastoral de Francisco.

Además, no hace mucho tiempo hubo una época en la que la Iglesia Católica enseñaba oficialmente que la orientación sexual no era algo que la gente pudiera elegir, y que implicaba que fue como Dios los creó.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo