Iglesia Católica chilena se abre a investigar más casos de abusos sexuales

Un segundo grupo de víctimas de Fernando Karadima viajará a El Vaticano, reabrirán el caso O'Reilly en la justicia eclesiástica y también investigarán las denuncias en Rancagua.

Por Jaime Liencura

Son al menos tres casos de abusos sexuales los que están remeciendo a la Iglesia católica chilena. Uno de ellos es el de Fernando Karadima, que sumó un nuevo capítulo luego que el Papa hiciera un llamado a un segundo grupo de víctimas del ex párroco a El Vaticano para escuchar sus testimonios.

En esta oportunidad serán cinco sacerdotes que se declararon como víctimas de abusos de poder, de conciencia y sexuales los que tendrán cita con Francisco entre este 1 y 3 de junio.

Al contingente se sumarán "dos sacerdotes que han asistido a las víctimas en su recorrido jurídico y espiritual y dos laicos implicados en este sufrimiento", según indica la prensa oficial de El Vaticano.

El mismo órgano informó que la cita fue gestada hace un mes y tal como ocurrió con James Hamilton, Juan Carlos Cruz y José Andrés Murillo en abril pasado, los invitados del Papa serán huéspedes en Casa Santa Marta.

Reabren caso O'Reilly

El segundo caso que se tratará será el de John O'Reilly, miembro de los Legionarios de Cristo, quien fue acusado de abusos a una menor en los tiempos en que se vinculó con el Colegio Cumbres.

A pesar de que la justicia chilena lo condenó como culpable en noviembre de 2014, exigiendo su inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos u otros que tuvieran relación con menores de edad o con el ámbito educacional, la justicia eclesiástica mantuvo el caso pendiente hasta estos días.

Eso hasta ayer cuando indicaron desde El Vaticano que reabrirán la investigación, en un proceso que quedará a cargo Jaime Ortiz de Lazcano.

Rancagua

La tercera causa se ubica en Rancagua, donde 14 sacerdotes fueron suspendidos de sus funciones. Ello luego que un reportaje de Canal 13 revelara el caso del diácono de Paredones, Luis Rubio, quien habría mantenido conversaciones de alto calibre sexual a través de redes sociales con menores.

A partir de esto, el reportaje dio con una organización de miembros de las iglesias de la Región de O'Higgins que, según denunciantes, mantendría conversaciones a través de redes sociales sobre abusos cometidos a menores, prostitución y mal uso de los dineros de las parroquias.

"Es gravísimo que haya una cosa así", indicó sobre el caso el obispo Juan Ignacio González, quien a nombre de la Conferencia Episcopal aseguró que se investigarán tales casos.

Cabe mencionar que en la primera edición del reportaje se mostró al obispo Alejandro Goic negando que las denuncias fueron serias. Es más, ante la pregunta sobre una nula investigación, se defendió asegurando que él no había estudiado "para ser detective".

Ante esto,Fernando Ramos, otro vocero de la Conferencia Episcopal, recalcó que las denuncias ocurridas en Rancagua "son hechos inaceptables, absolutamente repudiables. Creo que don Alejandro (Goic) ha hecho un gran gesto al pedir perdón por la poca celeridad que hubo".

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo