En dónde trabajan los extranjeros que han llegado a Chile

La mayoría son venezolanos, haitianos y colombianos. Expertos opinan sobre la idea de eliminar el actual porcentaje límite de contratación de personas provenientes de otros países.

Por Pablo Contreras

Cuando compramos en una tienda o cargamos bencina, lo podemos notar. Los migrantes están cada vez más presentes en diferentes sectores de la economía nacional. Y hay nacionalidades y áreas que son predominantes.

De acuerdo a un análisis realizado por Clapes UC a los datos del informe de desocupación del INE del primer trimestre, Colombia, Venezuela y Haití son los principales países de origen de la creación de empleo entre los migrantes, quienes están trabajando principalmente en el sector manufacturero y comercio.

Que este último destaque no es extraño, ya que “es el sector más importante en términos de empleo en Chile”, explica Juan Bravo, investigador de Clapes UC, quien añade que debido a esto "no es sorprendente que entre los inmigrantes esta actividad también sea relevante en materia de ocupación”.

Trabajo migrantes Ricardo Delucchi

En tanto, Francisco Aravena, académico de Ingeniería Comercial de la Universidad San Sebastián, resalta las características que son requeridas en este sector y que son cualidades de quienes vienen de estos países. “El mercado local también se asumen atributos que podrían relacionarse con la nacionalidad de los nuevos trabajadores, como el nivel de atención, amabilidad, etc.”, apunta.

Sin embargo, Bravo resalta que entre los venezolanos este porcentaje es mucho más alto que el promedio “y el 64% lo ejercen personas con educación superior completa, lo que refleja en parte el problema del subempleo por competencias que aqueja a una fracción muy importante de los trabajadores provenientes de este país”.

Los datos también revelan que, en promedio, el 59,2% de los extranjeros está ocupado en asalariado privado, 16,3% es cuenta propia, 7,6% trabaja en servicio doméstico puertas adentro y puertas afuera lo hace el 6,7% y 10,3% en otro tipo de actividades.

¿Se requiere un límite?

Al observar los datos del Censo, se puede apreciar que del total de la población en las regiones de Tarapacá y Antofagasta, el 14% y 11%, respectivamente, son inmigrantes. ¿Puede esto alterar de manera importante el mercado laboral?

Bravo señala que si bien, “es importante que la migración sea ordenada, segura y regular” para evitar la informalidad de quienes vienen de otros países, asegura que “a nivel general los estudios para Chile no han encontrado efectos negativos ni en salarios ni en empleo para los trabajadores nativos, lo cual se debe al bajo porcentaje de inmigrantes respecto al total”. Pese a ello reconoce que la situación del norte del país “amerita la realización de nuevos estudios para esas zonas”.

"En términos económicos no se justifica este tope. Esta cuota atenta contra la eficiencia, obstaculiza la contratación formal y debe ser adecuada para enfrentar el escenario demográfico en Chile que está cambiando rápidamente hacia un mayor envejecimiento de la población”, sostiene Bravo

Ante esta realidad, surge la pregunta de si se debe revisar el tope máximo de contratación de extranjeros, que actualmente es el 15% del total de empleados en una empresa. Cuando presentó su proyecto de ley de migración, la expresidenta Michelle Bachelet propuso elevar ese tope a 25%. En tanto, consultados por este tema, desde la Subsecretaría del Trabajo del Gobierno actual señalaron que se está analizando el tema, pero no hay nada definido.

En este punto, el especialista de Clapes UC tiene una posición clara y que está en línea con los recomendado por la Comisión Nacional de Productividad. “En términos económicos no se justifica este tope. Esta cuota atenta contra la eficiencia, obstaculiza la contratación formal y debe ser adecuada para enfrentar el escenario demográfico en Chile que está cambiando rápidamente hacia un mayor envejecimiento de la población”, acota.

Una opinión más matizada tiene Aravena, quien sostiene que “quizás existan sectores industriales que requieren una inyección de mano de obra donde no sería lógico limitar su contratación, al contrario ayudarían a desarrollar la industria”, añadiendo que donde se requiera el “desarrollo de ciertos niveles de especialización, sería razonable quizás evaluar cuotas de incorporación extranjera”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo