Fin de la toma feminista en Casa Central: estos son los tres puntos que acordaron rectoría y estudiantes de la Universidad Católica

Los puntos que no fueron acordados en esta primera instancia se seguirán trabajando a través de mesas multiestamentales en el interior de la universidad.

Por Felipe Betancour

"Este fin de semana hubo un diálogo fructífero y profundo para escucharlas y saber sus demandas", aseguró el rector Ignacio Sánchez en un punto de prensa después de conocerse el resultado de la votación de la asamblea. Tras cuatro días en toma, las y los estudiantes de la Universidad Católica decidieron dar por finalizada la paralización de las actividades en Casa Central.

Las demandas mencionadas por el decano se tradujeron en tres puntos básico, las cuales fueron aceptadas por el rector según el comunicado compartido por las voceras de la movilización.

El primero de ellos, se centró en la precarización del trabajo de las mujeres subcontratadas de la UC, específicamente en el no pago de hora extras de sus labores y en la ausencia de "derechos básicos como el derecho a huelga y las licencias médicas". Según la vocería, ya se está trabajando para regularizar los pagos y se pedirá "las disculpas públicas a las personas afectadas".

Otro de los puntos claves del petitorio fue el caso de Martín Chuaqui, académico de la Universidad Católica acusado de violencia intrafamiliar. En este ítem se esperaba que se accediera a las disculpas publicas solicitada por Marcela López, ex pareja del profesor y también funcionaria de la PUC, y la desvinculación del profesional. Sin embargo, esto no fue aceptado y será el rector quien conversará directamente con la víctima para "dar las disculpas respectivas personalmente".

El último punto expresado en el comunicado, apunta a los y las alumnas trans de la institución. El movimiento exigió que se le permitiera utilizar su nombre social en las listas de asistencia y la tarjeta estudiantil, lo que fue aceptado por rectoría. Además, se comprometieron a la habilitación de baños neutros e inclusivos en todos los campus.

Sin embargo, desde el movimiento feminista de Casa Central catalogaron de "puntos mínimos" lo conseguido y aclararon que aún "queda mucho por avanzar".

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo