Expertos explican el ataque que sufrió banco con virus informático

En cuanto a los consumidores, abogados subrayan que bancos están obligados a responder si clientes se ven afectados, por ejemplo, si roban su dinero mediante el hackeo.

Por Pablo Contreras

Este jueves se cumple una semana desde que los clientes del Banco de Chile se encontraran con la situación de que no podían ser atendidos en las sucursales. Y es que el sistema estaba caído.

Fue recién el lunes cuando la entidad bancaria aclaró lo que había sucedido, indicando que fue a causa de un virus que las estaciones de trabajo “tales como mesón en oficinas y terminales de nuestros ejecutivos y del personal de caja, entre otros” no pudieron funcionar, aclarando que el protocolo de seguridad permitió "que nunca se afectara la seguridad de las transacciones, fondos y registros de nuestros clientes".

Pero el asunto no pasó desapercibido. Por un lado la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (Sbif) declaró ayer que está evaluando la magnitud del ataque y evaluando el riesgo de que esta situación se vuelva a repetir. Mientras, desde el Gobierno, también monitorean el asunto y el ministro (s) de Hacienda, Francisco Moreno, señaló que “Lo más importante es conocer de qué manera se han visto afectadas las personas"

¿Qué sucedió? Patricio Vargas, académico de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Central explica que “este tipo de ataque son conocidos como parciales ya que no se afecta a la totalidad del sistema (…) el virus recorrió las redes internas del banco llegando hasta los terminales presentes en sus sucursales afectando sus sistemas de partida”.

El hecho llama la atención, pero según Lorena Galeazzi, investigadora del Centro de Investigación en Ciberseguridad de la Universidad Mayor, “los bancos son entidades críticas para un país, por lo cual siempre son y serán un blanco para cualquier ataque informático”.

En ese sentido, Vargas apunta a que “como todo sistema informático, el sistema de un banco puede presentar vulnerabilidades”, pero sostiene que el sistema bancario cuenta con especialistas dedicados a enfrentar este tipo de situaciones, por ello es que cuando ocurre un evento como éste llama la atención “porque resultan ser situaciones no comunes”.

¿Los clientes estamos protegidos? Galeazzi opina que “sí es posible poner una cuota de fe, debido a que la gravedad de estos ataques pone en riesgo la imagen corporativa de la entidad financiera, afectando directamente su negocio”.

Bancos obligados a responder

En esta ocasión, todo indica que los consumidores no estuvieron en riesgo, pero en caso de que sí hubiese pasado, hay normas que los bancos deben respetar. Al respecto, Lya Rojas, socia directora de Rojas Abogados es clara en señalar que “la ley del consumidor establece que el proveedor debe otorgar seguridad en el consumo, por lo que si las cuentas hubieran sido objeto de extracción de dinero, el banco tendría la obligación legal de responder”.

A su vez, y tal como si clonaran una tarjeta, Felipe Bravo, profesor de Derecho Económico de la Universidad Católica, explica que la entidad “tiene el deber de responder incluso sin necesidad de seguros adicionales”.

En tanto, si se diese el caso, el Sernac es el organismo responsable de velar por los clientes, ya que según aclara Bravo, pese a ser la entidad responsable de fiscalizar a la banca, “la Superintendencia de Bancos no tiene atribución alguna en la protección de los derechos de los consumidores”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo