Fue sorprendida manejando en estado de ebriedad, amenazó con orinar a los policías y se excusó de la manera más épica tras ser detenida

Parece que había tomado demasiado.

Por Christian Monzón

Nicole Ann Mintner, de 45 años, se mandó un show de aquellos luego de ser sorprendida por la policía manejando en estado de ebriedad en el condado de Sumter en Florida, Estados Unidos.

Según informa el NY Post, tras los reportes de que había una persona conduciendo en estado errático, los oficiales encontraron a la mujer durmiendo sobre el volante, con el motor de su automóvil encendido y con las luces de emergencias activadas.

Al momento de ser arrestada, Nicole se excusó de la forma más insólita: "Jesús bebía vino y yo también".

Sin embargo, su explicación no le ayudó de nada, ya que fue detenida por los agentes y llevada a la estación. Pero ahí empezó lo peor.

Primero, amenazó con orinarle encima a los policías. Luego se quitó la blusa, exponiendo sus pechos a los oficiales y los detenidos que se encontraban en el recinto, mientras se negaba a quitarse sus lentes de sol y daba bofetadas a los agentes.

Luego, cuando intentaron interrogarla ante las cámaras, se quitó sus calcetas y se la lanzó al equipo. Tras esto, se puso a cantar.

Finalmente, la mujer fue amonestada por conducir bajo la influencia, agresión con un oficial de la ley y resistirse a un oficial, pagando una fianza de 6 mil dólares para salir en libertad.

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo