Qué hay detrás de que Bayer entierre la marca Monsanto

Transacción por más de US$60 mil millones anunciada el año pasado, se concretaría esta semana.

Por Pablo Contreras

Tal como ya se conocía, la empresa Bayer decidió comprar Monsanto, lo que se va a concretar este jueves, transacción que costará 63 mil millones de dólares. La novedad que se supo ayer es lo que va a pasar con esta última.

La firma alemana adelantó que decidió eliminar la marca de la firma estadounidense de semillas y herbicidas. Tras la adquisición, "Monsanto ya no será el nombre de la compañía”, añadió la compañía de la aspirina.

Cabe señalar que es normal que en los procesos de fusión o compras de empresas, la que adquiere decida eliminar o no el nombre de la otra. Sin embargo, en este caso no es coincidencia, dado el historial de la que ahora va a ser absorbida.

Pese a que Bayer no justificó su decisión, hay que destacar que Monsanto ha sido cuestionada durante años por su producción de semillas transgénicas y por la venta de herbicidas como el Roundup, lo que ha generado durante décadas las protestas y movilizaciones de agrupaciones ecologistas en todo el mundo. Asimismo en 2015, un ranking la ubicó como una de las empresas más odiadas en EEUU.

“Todas las personas igual que las marcas cargan con una historia que puede ser buena, regular o mala”, explica Cristián Leporati, director de la Escuela Publicidad de la Universidad Diego Portales, quien dice que en el caso de esta compañía tiene que cargar con 25 o 30 años en que ONG’s ligados a la sustentabilidad que han creado un imaginario colectivo “y eso es imposible cambiarlo. Cuando uno piensa en Monsanto es desprestigio”, afirma.

El académico indica que cuando se hacen este tipo de compras entre empresas, se hace un estudio “y se evalúa cuál es la marca más poderosa y esa es la marca que predomina”.

Leporati también indica que esto tiene “una dimensión política”, ya que afirma que hay gobiernos como los nórdicos que “jamás van a comprarte a Monsanto, el castigo en el voto es gigante”.

¿Cuánto se puede demorar en dejar atrás este pasado junto a la eliminación de la marca? “Probablemente 5, 7 a 8 años”, dice el especialista, quien señala que Bayer seguramente “tiene toda la inteligencia y presupuesto para llevar a cabo estos cambios”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo