El drama no para en Guatemala: ya no es la lava ahora es el "flujo piroclástico"

La erupción del 3 de junio de 2018 ha sido una de las más fuertes de los últimos años, y el volcán lanzó ceniza hasta los 10.000 metros de altura, causando numerosos daños materiales y varias decenas de heridos y fallecidos.

Por Agencias

La Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) ha informado que el volcán de Fuego se mantiene en actividad.

“La erupción del volcán de Fuego se mantiene con la misma energía, continúan descendiendo flujos piroclásticos moderados por varias barrancas”, explica el Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh).

Una tercera columna de flujo piroclástico podría descender por lo que se mantienen en alerta las autoridades.

Los flujos piroclásticos o corrientes de densidad como ahora se les conoce, son flujos compuestos por gases y material sólido (ceniza y rocas de diverso tamaño) capaces de fluir a grandes temperaturas y velocidades y de sobrepasar obstáculos a su paso. La velocidad que alcanzan varía según la proporción de sólidos y gases.

Los flujos piroclásticos son tal vez el evento volcánico más mortal porque pueden viajar por kilómetros y son imposibles de sobrevivir.  Cuando un volcán de estos hace erupción, la capa de roca se destroza y queda en partículas diminutas de polvo. Estas partículas se mezclan con la ceniza caliente y los gases para formar una nube gigante en forma de hongo.

A medida que la erupción se debilita, la nube puede colapsar bajo su propio peso. Cae entonces por los lados del volcán como un flujo piroclástico, destruyendo todo a su paso.

Desde las primeras horas de la mañana se inició la actividad volcánica; sin embargo, a partir de las 16 horas se registraron las primeras dos columnas de flujo piroclástico que afectó la comunidad del Rodeo.

La caída de ceniza y material volcánico afectó ayer a cientos de personas, principalmente en los departamentos de Escuintla, Sacatepéquez y Chimaltenango. Hasta el momento se contabilizan 25 personas fallecidas.

La mayoría de las víctimas presentaban quemaduras de hasta tercer grado en diferentes partes del cuerpo, esto causado por el contaco con flujo piroclástico.

El vocero de la Conred explicó qué es este flujo: “Son nubes ardientes que descienden por las faldas del volcán y presentan hasta 700 grados la temperatura”.

EN CIFRAS

Hasta las 6:00 horas de este lunes, la Conred manejaba estas cifras sobre los daños por la erupción:

  • 1 millón 702 mil 130 personas afectadas.
  • 3 mil 265 evacuadas.
  • 1 mil 364 albergadas.
  • 46 heridas.
  • 25 fallecidas.

Según informa el Instituto de Vulcanología de Guatemala, el cráter del volcán ha cambiado de aspecto numerosas veces debido a las sucesivas erupciones. Tras la de 1932, la cúspide del volcán se derrumbó debido al fuerte impulso de las emisiones de gases, lava y cenizas, y de hecho se calcula que su altura disminuyó cerca de 80 metros.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo