La política se mezcló con el fútbol: la selección Argentina e Israel suspendieron encuentro amistoso por protestas propalestinas

Argentina no viajará a Israel para jugar ante la selección local el último partido amistoso previo al Mundial debido a las protestas de grupos pro palestinos contra la disputa de ese encuentro el sábado en Jerusalén, en el marco de las celebraciones por el 70º aniversario de la creación del estado israelí.

Por Agencias

Una alta fuente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) confirmó el martes a The Associated Press que la entidad decidió suspender el partido. La persona solicitó permanecer anónima por no tener permiso para dar cuenta de la suspensión.

La información surgió pocas horas después de que una decena de activistas pro palestinos protestaron con camisetas albicelestes manchadas de sangre frente al complejo deportivo del Barcelona, donde la selección argentina realiza la preparación para el Mundial.

“Al final se pudo hacer lo correcto, ya quedó atrás. Primero está la salud y el sentido común. Creemos que lo correcto era no ir”, dijo el delantero del seleccionado albiceleste Gonzalo Higuaín en declaraciones a la cadena ESPN.

El encuentro iba a disputarse originalmente Tel Aviv, pero se cambió al estadio Teddy de Jerusalén, con mayor capacidad de espectadores y situado en el vecindario de Malha, donde se destruyó lo que era una aldea palestina durante la guerra que estableció a Israel hace 70 años. La sede del duelo, además, se encuentra a menos de cien kilómetros de la línea limítrofe con Gaza.

Esto desató una ola de protestas, primero en Buenos Aires frente a la sede de la AFA, mientras que el presidente de la Federación Palestina de Fútbol convocó el pasado domingo a los aficionados árabes y musulmanes a quemar imágenes y camisetas de Messi si jugaba ante Israel.

El sitio de noticias israelí Haaretz reportó que, tras conocerse la suspensión del encuentro, el primer ministro Benjamín Netanyahu, se comunicó telefónicamente con el presidente argentino Mauricio Macri para pedirle que intercediera ante la AFA y evitara la cancelación. El mandatario argentino respondió que no podía influir en la decisión.

The Associated Press se comunicó con la oficina de prensa de la presidencia argentina para confirmar el diálogo, pero ésta se negó a hacer comentarios.

“Este partido es como que nosotros celebráramos el aniversario de la ocupación de Malvinas, esto sería una aberración, una falta de respecto y una agresión al sentimiento del pueblo argentino”, había dicho el embajador del Estado de Palestina en Argentina, Husni Abdel Wahed, el lunes a radio Cooperativa de Buenos Aires, en referencia a la guerra entre Argentina y Gran Bretaña en 1982 por la soberanía de ese archipiélago en el Atlántico Sur.

“Nuestra esperanza es que el pueblo argentino y los integrantes de la selección tengan conciencia del crimen del cual están siendo partícipes si juegan este partido en Jerusalén”, agregó.

La cancelación del amistoso significa una victoria para una campaña pro palestina global. Este movimiento impulsa boicots, desinversiones y sanciones contra Israel como una forma de promover la causa palestina por medios no violentos.

El grupo celebró la decisión del equipo argentino como resultado de sus "campañas creativas" contra lo que denominó "lavado deportivo de sus crímenes contra los palestinos" por parte de Israel.

Para Israel, este movimiento persigue algo más que el reclamo contra la ocupación de territorios. Considera que apunta a deslegitimar o incluso destruir al país. Como respuesta, ha creado un ministerio de gobierno cuya misión principal es combatir el movimiento de boicot.

Argentina tenía previsto jugar ante Israel el último choque de fogueo previo al Mundial, en el cual debutará ante Islandia el 16 de junio en Moscú por el Grupo D, que también integran Nigeria y Croacia.

No se confirmó todavía si el conjunto dirigido por Jorge Sampaoli disputará otro amistoso o adelantará su llegada a Rusia.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo