Líder de "Capitalismo Revolucionario": así es el "facho pobre" del criticado movimiento que organizó la fallida 'piropotón'

Se llama Sebastián Izquierdo y es líder del movimiento de derecha libertaria "Capitalismo Revolucionario". Arremete contra el feminismo, las multas por los piropos y sabe que muchas veces falta el respeto. Esta es su particular visión de mundo.

Por Jaime Liencura

Paradójicamente el apellido de Sebastián es Izquierdo (30). Paradójicamente pues se declara un generador de contenido político de derecha en Youtube. Es el líder de Capitalismo Revolucionario, un movimiento libertario "que absorbe ciertas cosas de la izquierda dura, lo que yo llamo el leninismo de derecha", aunque sea difícil de entender.

Se declara como "facho pobre" pero se desmarca del nazismo y el fascismo (los cuales considera de izquierda) e incluso del pinochetismo tan extremo. Un dato curioso, pues se hizo conocido por fabricar poleras de derecha donde destacó la de "Pinochet's Helicopter Tours" que usó un amigo suyo al encontrarse con José Antonio Kast.

La prenda desató duras críticas de organizaciones de DDHH por burlarse de terribles crímenes de la dictadura. Según su visión de mundo, la reacción fue desproporcionada.

"Una polera, por definición, no viola los DDHH: es un simple pedazo de tela. Tú puedes darle una significación y ofenderte o no, podemos conversarlo. Pero cuando una persona llega con un arma a tu casa, ahí no puedes. Y eso es lo que está haciendo la izquierda hoy día", indica.

Esta acción le valió "300 amenazas de muerte" y que seis personas fueron con armas a su edificio a amendrentarlo, pero reclama que ninguna organización de DDHH se fijó en eso ni lo respaldó.

Reconoce que esto es una falta de respeto, aunque insiste en jugar al empate: dice que a él también también se lo faltan cuando se usan camisetas con imagen de Ernesto "Che" Guevara o de Lenin.

Piropotón

Sobre el movimiento feminista, declara, hay varias "estupideces" aunque dice respetar "su derecho a decirlas".

Aún así la semana pasada provocó a ese movimiento al organizar una "piropotón" para criticar a Joaquín Lavín por multarlas. El evento falló por la reacción que generó el llamado.

"Ibamos a hacer la 'piropotón', íbamos a grabarla y ese video yo creí que iba a provocar más. Pero como la intención (de los detractores) ni siquiera es debatir el tema y tampoco es mostrar que no estás de acuerdo, la repercusión se dio antes, particularmente de las personas que querían ejercer violencia física en contra nuestro".

Es más, afirma que cursar una multa incluso es súper grave. "Un parte es 'pásame cierta cantidad de plata porque hiciste algo malo o te encierro en una jaula o, en su defecto, si te resistes, te mato', eso es un parte. Cuando tú no pagas el parte, lo que llega a tu casa no es una persona simpática con una cara amable a decirte 'oiga, se le olvidó a pagar el parte', llega un carabinero con una pistola".

"La ley es siempre violencia física y yo estoy contra de la violencia física", agrega.

– ¿Pero no es también una falta de respeto, insisto, citar a una 'piropotón'?

– Los piropos que se iban a tirar dentro de la 'piropotón' era dentro del contexto de las personas que iban a asistir. Por eso precisamente se canceló. Si hubiésemos sido un grupo de hombres que fuéramos a tirar piropos a mujeres al azar, habríamos ido igual, a pesar de las amenazas, porque no les tenemos miedo. Pero como iban a ir las mujeres de nuestro movimiento a recibir esos piropos…. eso era el espíritu de la 'piropotón', no era ir a molestar al resto. Básicamente hacer enojar a Lavín, que no vamos a cambiar la cultura por más que él quiera.

Reconoce que muchas veces su visión de mundo no siempre es comprendida y que son muchos quienes lo insultan. Es más, sabe que cuando se publique este artículo muchos serán los que lo tratarán a garabato limpio. Para su visión, tendrá que aguantarlo aunque igual hay límites: siempre y cuando no se generen amenazas creíbles de agresión.

"El único límite a la libertad de expresión es la amenaza creíble de violencia física. Todo lo demás es aceptable y hay que aguantar a veces lo que no nos gusta, lo que nos cae bien, lo que nos incomoda, para poder vivir en una sociedad libre", sentencia.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo