Desmienten tesis de "lo confundí con un sicario": Fiscalía dice que cabo Galindo tenía visible su chaleco de Carabineros

Carlos Bravo, el compañero de labores del fallecido cabo Óscar Galindo dijo que este usaba el chaleco antibalas. El fiscal Marcelo Apablaza reiteró esta tesis.

Por Jaime Liencura

"Lo confundí con un sicaaaaaario", dijo desde el primero momento "El Danielito", el joven de iniciales D.E.R.Y de 17 años que se presentó en la noche de este miércoles a la Brigada de Homicidios de la PDI confesando ser el autor de los disparos de un arma de guerra y cuyo impacto terminó con la vida del cabo Óscar Galindo en La Pintana.

Pegando patadas, lanzando improperios e insultando a la prensa, el adolescente que este 22 de junio cumplirá 18 años reiteró que el oficial no se identificó como miembro de Carabineros y que, al portar un arma, podría haber sido un asesino a sueldo.

"Me arrepiento mucho, me equivoqué, porque pensé que era un sicario, de otro lado, del (barrio) Franklin, unos colombianos", recalcó ayer cuando fue trasladado para su control de detención.

No obstante, la Fiscalía no le cree nada. Es más, aseguró que la persona que disparó tendría muy pocas posibilidades de confundirse por un hecho clave: el oficial que andaba de civil, al intentar repeler el asalto, se puso un chaleco antibalas de Carabineros.

"Para nosotros, él sí tenía conocimiento de que era carabinero, que no era un civil cualquiera”, indicó el fiscal Marcelo Apablaza, encargado de formalizar los cargos contra el adolescente.

Según consigna Las Últimas Noticias, la versión que indica que Galindo llevaba puesto el chaleco antibalas de Carabineros es confirmada por su compañero de trabajo en esa jornada, el suboficial Carlos Bravo Guerra.

Enfrentamiento de bandas

Con el correr de los días, se están despejando las dudas sobre cómo ocurrieron los hechos. Ello pues ahora se sabe que el auto con los carabineros de civil llegaron hasta el sector Del Sembrador con Burdeos en La Pintana, luego que unos vecinos llamaran a Carabineros acusando que unos jóvenes en moto, minutos antes, habían disparado armas de fuego en contra de otros.

El vehículo terminó ahí tras seguir a un grupo que se movía en un auto con maniobras muy extrañas: no se equivocaban. Al llegar a esa esquina, justo en la plaza que hay ahí, tres jóvenes se bajaron y comenzaron a disparar en contra de otros que vivían por ese sector.

Para repeler el tiroteo fue que los carabineros de civil bajaron del auto, con sus chalecos antibalas puestos, y lo demás ya se sabe.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo