En ningún caso nieve: ¿Qué fue lo que cayó sobre Santiago y tiñó de blanco la capital?

No, no era nieve.

Por Nathaly Lepe

Igual hubo lugares de Santiago en los que lograron hacer monos de nieve, pero en realidad no eran de nieve, porque lo que se dejó caer pasadas las 15:30 horas del lunes en Santiago fue una extraña mezcla de agua super enfriada y copos de nieve.

La mañana de ayer partió con desazón porque todos esperábamos incluso poder esquiar en las calles y pese a que el pronóstico decía que en Las Condes, por ejemplo, caerían acerca de 10 centímetros de nieve, nos tuvimos que resignar a que ello no ocurriera.

Sin embargo, la temperatura bajó con el correr de las horas y cuando la nieve que no era nieve tocó el suelo santiaguinos las redes sociales se inundaron de fotos mostrando el blanco esplendor del fenómeno.

Pero que era en realidad. Lo que cayó sobre la capital tampoco fueron granizos, como explicó en su cuenta de Twitter el ingeniero en recursos naturales de la U. de Chile, Raúl Valenzuela, sino que era algo conocido como "graupel".

"En esta ocasión (al menos en Stgo Centro) se observó graupel, un agregado inhomogeneo de partículas de hielo", explicó.

Este martes, el académico agregó más datos a su explicación.

¿Pero qué es el graupel en palabras simples? es un granizo suave o pellets de nieve que se forma cuando se recolectan gotitas de agua super enfriadas y se congelan en copos de nieve cayendo, formando  bolas de  escarcha.

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo