Santa Rosa de Lima: la iglesia que no le abría las puertas a Barros recibirá a monseñor Scicluna

Desde el momento exacto en que asumió monseñor Juan Barros en Osorno comenzaron los conflictos. Hoy, una de las parroquias que le cerró las puertas a monseñor, las abre al arzobispo Scicluna que va en busca de una reconciliación.

Por Consuelo Rehbein

Cuando Juan Barros llegó a Osorno, de inmediato tres sacerdotes pidieron su traslado. Entre ellos se encontraba el sacerdote Miguel Molina, quien señaló al renunciar que había un "notorio ambiente de división que provoca la presencia y permanencia del obispo en la diócesis (Juan Barros) y la relación no fraterna, cercana, honesta y paterna que ha tenido conmigo, otros miembros del clero y la comunidad diocesana".

parroquia La entrada de la Parroquia "Santa Rosa de Lima" de Osorno. En esta iglesia el obispo Barros no era recibido. / Gentileza de Diego Nannig

Los otros dos sacerdotes que se alejaron de la zona fueron el padre Marco Henríquez y Oscar Escobar. Otros se quedaron, pero comenzaron una batalla al interior de la diócesis. En la iglesia "Santa Rosa de Lima", ubicada en la calle Zenteno de la sureña ciudad, el obispo Barros era considerado persona "non grata". Los fieles de dicha comunidad no deseaban que ponga un pie en ese templo, lo que constituía un rechazo inédito en la zona.

Sin embargo, tras el anuncio del Papa Francisco, donde señala que aceptó la renuncia de Juan Barros, esta realidad estaría por cambiar.

En el itinerario oficial de los enviados especiales del Papa Francisco para la “Misión Pastoral Osorno”, S.E. monseñor Charles Scicluna y monseñor Jordi Bertomeu, se señala que a las 19:00 horas de hoy viernes, tendrán un encuentro con la comunidad de la Parroquia Santa Rosa, junto al padre Américo Vidal, capellán de la cárcel de Osorno y sacerdote de dicha parroquia.

"Barros nunca debió asumir como obispo"

Previo a este encuentro, el padre Américo señaló al "Diario Austral de Osorno" que estaba convencido de que Barros nunca debió asumir como obispo. "Se va a hacer muy difícil aunar criterios y también hacer un trabajo pastoral (…) Y queremos realmente que nuestra diócesis sea un lugar permanente de encuentro y reconciliación, y una Iglesia que dialogue e invite al diálogo", contó al medio local.

Tal ha sido la relevancia de esa parroquia, que Mario Vargas, vocero de los "Laicos y laicas de Osorno" señaló que se reunirían con monseñor Scicluna y monseñor Bertomeu en esa parroquia. "Que es nuestra parroquia, un espacio en el que no aceptábamos a monseñor Barros", especificó. "Vamos a comenzar una reconciliación para recuperar la confianza en esta diócesis tan destruida, tan alicaída. Se les entregaran antecedentes de casos nuevos de abusos por parte de sacerdotes e incluso obispos a los monseñores. Casos de jóvenes osorninos", puntualizó el dirigente local.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo