Santiago es un hoyo lleno de esmog: escasez de lluvia y medidas insuficientes nos tienen cerca de la emergencia ambiental

La mala calidad del aire en Santiago podría tener como consecuencia el anuncio de la primera emergencia ambiental del año. Experto de la Universidad de Santiago asegura que las medidas actuales no son suficientes para evitar los episodios críticos.

Por Felipe Betancour

La densa capa gris de esmog se aprecia claramente al mirar el horizonte o si se tiene la visión completa de Santiago desde uno de sus cerros. La contaminación provocada por quema de leña, fuentes fijas de industrias, emisiones de vehículos y la mala ventilación del aire tienen a las autoridades en alerta ya que el escenario podría empeorar en los próximos días.

Desde el Ministerio de Salud ya advirtieron que los indices están bordeando los límites de la emergencia ambiental. La seremi de Salud Rosa Oyarce, llamó a la población a “redoblar los esfuerzos para disminuir la contaminación ambiental” ya que "estamos bordeando índices de Emergencia en nuestra calidad del aire" . Además, aseguró que se ha detectado que cerca del 10% de las empresas no respetan las restricciones en días de preemergencias.

A la mala calidad del aire se suma otro problema: no llovería en Santiago en, al menos, los próximos 12 días. Según los servicios internacionales de climatología, durante lo que queda de junio la lluvia no caería sobre la ciudad, empeorando la calidad del aire durante el otoño.

"Las medidas no son suficientes"

Para el especialista en contaminación ambiental y académico del Departamento de Física de la Universidad de Santiago de Chile, Dr. Ernesto Gramsch, las medidas que actualmente rigen sobre la Región Metropolitana no son suficientes.

Gramsh asegura que lo que se necesita en este momento es “empezar a hacer visita en los lugares donde hay quema de leña en la ciudad, por ejemplo en los sectores bajos, e intentar solucionar los problemas de manera puntual”. Según el académico, uno de los problemas de la capital es la concentración de contaminación en el sector bajo de la capital durante la noche. “En ciertas comunas estamos con alerta mientras que en los sectores más altos de Santiago la calidad del aire está perfecto”. Es por esto que el especialista propone idear soluciones a nivel local y no de manera general como ocurre ahora.

Otro de los tema que comentó el experto fue la restricción vehicular permanente para automóviles con sello verde. “Hay que disminuir el número de autos en Santiago, y para eso deberían considerar más números de todos los autos y en toda la ciudad. Sin embargo esto no es posible ya que el sistema de transporte público no aguante una medida de ese tipo”, sentenció Gramsh.

Las regiones no mejoran

Los episodios de contaminación se están repitiendo en otras ciudades a lo largo de Chile, especialmente en la zona sur donde se utiliza la leña para calefacción o cocina.  En Temúco, región de La Araucanía, la situación ha sido crítica en lo que va del año. Desde el 18 de mayo, se han registrado 9 episodios de emergencia ambiental y 9 de preemergencia. Durante el mes de mayo se registraron tres días consecutivo de emergencia, lo que se tradujo en una capa de contaminación que cubrió la ciudad al igual que la neblina. Las autoridades trabajan en poder modernizar la calefacción de las viviendas.

En Coyhaique y Osorno también se han registrado episodio de emergencia en lo que va del año. La ciudad de la región de Aysén, es la más contaminada de América según el último reporte de calidad de aire urbano de la Organización Mundial de la Salud, que analizó emisiones de 4.357 ciudades de 108 países, desde 2010 hasta 2016.

En el estudio también aparecen Padre las Casas, Osorno, Temuco, Andcollo y Rancagua, dentro de las 20 urbes con mayor contaminación.

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo