Ahora las denuncias se hacen por mail: Charles Scicluna deja el país con el compromiso de responder a todas las víctimas

Sobre la posibilidad de hacer público el informe de su primera misión a Chile, dijo que cada petición en ese sentido debe ser dirigida al papa Francisco, quien resolverá con autonomía, tanto en conciencia como autoridad de la iglesia.

Por Aton

Los enviados papales Charles Scicluna y Jordi Bertomeu dejaron en manos del Consejo Nacional de Prevención de Abusos de la Conferencia Episcopal de Chile, los casos que no alcanzaron a ser abordados en su misión de 8 días en Santiago y Osorno.

En su mensaje de despedida en la Nunciatura Apostólica, Scicluna leyó una declaración en que lamentó no haber podido escuchar a todas las personas que pidieron audiencia, pero se comprometió a responderles, como también a los denunciantes que enviaron cartas.

Para esto, dejaron instalado “un servicio de escucha a las personas que nos han escrito, que además de acogerles pueda orientarles”, tarea que estará a cargo de los miembros del Consejo Nacional de Prevención de Abusos de la Conferencia Episcopal de Chile.

“Hemos estimado oportuno que sean algunos de sus expertos quienes asuman esta tarea transitoria a nuestro nombre en el país. Tengo plena confianza en que estas personas por su preparación, competencia, experiencia, podrán prestar este servicio a la comunidad eclesial”, afirmó Scicluna.

Para tales efectos, llamó a hacer las denuncias a partir de mañana al correo electrónico escuchar2018@gmail.com o al fono 994950519.

Consultado por el joven Ricardo Hárex, desaparecido en Punta Arenas en un caso relacionado con un sacerdote que se suicidó, y por otros registrados en el sur de Chile, Scicluna respondió que “buscar la verdad es el principio de la paz y de la armonía, la búsqueda de la verdad es el compromiso del papa francisco y la iglesia”, pero llamó a hacer las denuncias a las autoridades del Estado.

Sobre la posibilidad de hacer público el informe de su primera misión a Chile, dijo que cada petición en ese sentido debe ser dirigida al papa Francisco, quien resolverá con autonomía, tanto en conciencia como autoridad de la iglesia.

Requerido por qué dejaba la tarea de escuchar las denuncias al cuestionado consejo prevención de abusos, afirmó que “tiene laicos con prudencia y experiencia importante, yo tengo confianza de la profesionalidad de estas personas”.

Además, sobre las razones de la salida del obispo Juan Barros y los reemplazantes de los tres renunciados, dijo que es una decisión soberana del papa.

Finalmente, acerca de eventuales reparaciones económicas a las víctimas, señaló que los delitos son de responsabilidad personal de quienes los cometen y no de la comunidad eclesial.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo