De nominado al Nobel de la Paz a ser el más repudiado: las dos caras de Trump

En tan sólo unos pocos días, la imagen del presidente de EEUU pasó del cielo al infierno por su propia culpa

Por Francisca Herrera

La popularidad del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pasó del cielo al infierno en un par de días y toda la culpa no es de nadie más que de él.

Luego de la reunión "atómica" entre Trump y el líder de Corea del Norte Kim Jong-un el pasado 12 de junio en Singapur, el mandatario estadounidense quedó muy bien posicionado ante la opinión pública ante la promesa de desnuclearización de la península coreana.

Dos legisladores noruegos nominaron la semana pasada a Trump para el premio Nobel de Paz, ya que el presidente había dado "un paso grande e importante hacia el desarrollo, la paz y la reconciliación entre Corea del Norte y del Sur" .

Repudiado

No obstante, todo cambió a finales de la semana pasada. De la admiración por lograr una hazaña histórica con quien se amenazaba constantemente de ataques nucleares, pasó al repudio por el trato a los inmigrantes en la frontera con México.

Casi dos mil niños fueron separados de sus familias durante un período de seis semanas entre abril y mayo, después de que el gobierno de Trump anunciara la política de "tolerancia cero" que ordena que todos los casos de inmigrantes sean referidos a la fiscalía para que se les presenten cargos.

El protocolo de las leyes estadounidenses prohíbe que los niños estén detenidos junto con sus padres porque los menores no están acusados de ningún crimen pero sus padres sí.

Esta ley ha desatado las críticas de todos los sectores, tanto demócratas como republicanos, inclusive, su propia esposa, la primera dama Melania Trump, ha criticado la legislación.

“La señora Trump odia ver que los niños sean separados de sus familias y confía en que demócratas y republicanos puedan unirse finalmente para lograr una reforma exitosa a las leyes de inmigración”, afirmó la portavoz de Melania.

Por su parte, el presidente Donald Trump no da su brazo a torcer y continúa defendiendo su iniciativa.

Estados Unidos no será un "campamento de migrantes" ni "una instalación para refugiados", dijo Trump durante un evento sobre política espacial del gobierno federal. "No durante mi período presidencial".

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo