Tragicómico: Llega a su casa y su familia estaba velando "su cadáver"

El paraguayo Juan Ramón Alfonso Penayo llegó caminando a su casa y se topó con una sorpresa: Sus familiares velaba a un cadáver calcinado que creyeron que era suyo.

Por Agencias

El paraguayo Juan Ramón Alfonso Penayo llegó caminando a su casa y se topó con una sorpresa: sus familiares velaban a un cadáver calcinado que creyó que era suyo.

Lo que parece un capítulo de novela negra, pero ocurrió el domingo en un asentamiento de personas en estado de extrema pobreza llamado Santa Teresa, en las afueras de la ciudad Pedro Juan Caballero, a 600 kilómetros al norte de Asunción.

La comisaría policial de Pedro Juan Caballero confirma a The Associated Press la tragicómica situación. De acuerdo al oficial Carlos Ayala, el cadáver fue llevado a la morgue para esperar que alguien lo reclame. En caso contrario, por orden judicial se sepultado como "NN", es decir, sin haber sido identificado.

Según Cándido Figueredo, especialista en crimen organizado de Amambay, lo que sucedió fue lo siguiente: Penayo salió de casa el jueves pasado y no regresó. Como la policía encontró un cuerpo calcinado de identidad desconocida, los familiares creyeron que era de Penayo y la organización un velorio para luego llevarlo al cementerio.

Pedro Juan Caballero, según la policía, es un centro urbano de alta complejidad por la acción de numerosas bandas de narcotraficantes, estimulado por casi 700 kilómetros de frontera seca con Brasil, sin controles rigurosos policiales, militares y aduaneros.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo