Trump cede ante la presión: firma un decreto para poner fin a la práctica inhumana que separa niños de sus familias

El intento de poner fin a lo que se ha convertido en una crisis mayúscula para el gobierno de Estados Unidos

Por Agencias

Cediendo a la presión mundial, el presidente Donald Trump firmó ayer una orden ejecutiva que pondrá fin a la separación de las familias que son detenidas al entrar a Estados Unidos sin autorización.

Fue un giro drástico para Trump, quien ha insistido en que no tiene más opción que separar a los niños de sus padres porque está obligado por la ley y un fallo judicial.

En las noticias de los últimos días han primado las imágenes de menores enjaulados en centros de reclusión ubicados  en la frontera sur de EEUU, y grabaciones de audio de pequeños que lloran y claman por sus padres. Las imágenes han causado enojo, cuestionamientos sobre moralidad y preocupación de los republicanos sobre el impacto negativo en las elecciones de medio periodo en noviembre.

Hasta el miércoles, el presidente, la secretaria de Seguridad Nacional Kirstjen Nielsen y otros funcionarios habían reiterado que la única manera de poner fin a las separaciones era mediante una nueva ley aprobada en el Congreso, pero los demócratas insistían en que podría hacerse con la firma de Trump, lo que finalmente se logró.

“Vamos a tener fronteras muy, muy seguras, pero mantendremos unidas a las familias”, dijo Trump y agregó que no le gustaba la “imagen” ni el “sentimiento” de los niños separados de sus padres.

Sin fin a la “tolerancia cero”

Sin embrago, el presidente estadounidense especificó que su orden no acabaría con la política de “tolerancia cero” que procesa penalmente a los adultos que son detenidos al cruzar la frontera sin autorización. La orden tiene el objetivo de mantener a las familias unidas en los centros de reclusión mientras sus casos legales son examinados por los tribunales y pedirle al Departamento de Defensa que ayude a hospedarlos

Con esta orden, Trump le ordena a los abogados gubernamentales que soliciten una modificación al “Acuerdo Flores”, decreto de 1997 que prohibe al gobierno estadounidense mantener a niños en detención migratoria durante más de 20 días, a pesar de estar con sus padres, explica The New York Times. El tribunal puede rechazar la solicitud.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo