Cambio climático la ha diezmado: empresas públicas y privadas se unen en pro de la preservación de la araucaria

Infor implementó durante la temporada verano-otoño una campaña de colecta de semillas en las cinco poblaciones o zonas genéticas que conforman el área de distribución natural de la emblemática especie

Por AGENCIAS

El Instituto Forestal de Chile (Infor) y la empresa CMPC firmaron un convenio de colaboración mutua para resguardar genéticamente la araucaria, ante los embates del cambio climático.

No es desconocido que esta anomalía ambiental está afectando a diversas especies de fauna y flora, y sus hábitats, en el mundo. Sin embargo, pocos saben que en Chile una de las especies más amenazadas por el calentamiento global es la araucaria.

Esta planta endémica del bosque chileno y monumento nacional está catalogada en estado “vulnerable” debido a que se ha observado una pérdida de su vitalidad expresada en daño foliar, es decir que a los árboles se les están secando las ramas.

El acuerdo fue firmado por el director ejecutivo de Infor, Fernando Raga, el gerente operaciones Bosques-Madera de CMPC Celulosa, Eduardo Hernández, y el gerente de Asuntos Públicos de CMPC Celulosa, Augusto Robert, y contó con la presencia del seremi de Agricultura, Fernando Bórquez y el seremi de Medio Ambiente, Mario Delannays.

Para llevar a cabo el objetivo, Infor implementó durante la temporada verano-otoño una campaña de colecta de semillas en las cinco poblaciones o zonas genéticas que conforman el área de distribución natural de la araucaria.

Recuperación en números

Con dicha labor se recolectaron 200 semillas por cada uno de los 418 árboles seleccionados, las que gracias al convenio con CMPC serán resguardadas en el vivero Carlos Douglas de la empresa, ubicado en la comuna de Yumbel en la región del Biobío.

Ahí, la compañía realizará el proceso de viverización –en un periodo aproximado de 18 meses- y luego le entregará a Infor cerca de 60 a 80 ejemplares por cada uno de los 418 árboles listos para ser plantados, lo que serían cerca de 29.260 plantas. Sin embargo, más allá de la cantidad de araucarias que surgirán del proyecto y que serán plantadas en otras zonas para que crezcan mejor, lo que generaría un banco vivo de dicha especie, la iniciativa tiene como principal objetivo crear un banco de almacenamiento de germoplasma, asegurando la variabilidad genética de la especie a futuro.

Según Eduardo Hernández, “este acuerdo de colaboración es muy importante ya que permite aprovechar la gran experiencia y tecnología que tenemos en la producción de plantas para trabajar con especies nativas como la Araucaria araucana, que actualmente se encuentra en un estado vulnerable de conservación.

Otras iniciativas

A comienzos de 2017, CMPC se unió a la Corporación Nacional Forestal (Conaf) y a otras entidades públicas, privadas y académicas en una mesa de trabajo destinada a investigar porqué las araucarias estaban presentando daños foliares, respecto a un estudio de la misma Conaf que determinó que el 81% de la especie en el país presentaba algún porcentaje de daño.

Por otro lado, la empresa creó a mitad del año pasado una nueva Área de Alto Valor de Conservación (AAVC) de 136 hectáreas en la comuna de Santa Juana, región del Biobío, con el fin de conservar la araucaria “enana”, un desconocido tipo de araucaria araucana que no crece más de dos a tres metros de altura pese a que los ejemplares existentes tienen más de 100 años de edad.

La creación de dicha AAVC tiene por objetivo manejar dicha área única de araucaria, con la finalidad de proteger dicho hábitat extremo que constituye el límite norte de su distribución en la Cordillera de la Costa.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo