Cómo afecta la “guerra de bandas” a la señal del celular

Claro, Entel y Movistar deberán devolver parte del espacio radioeléctrico por “conductas anticompetitivas”, lo que podría tener consecuencias en la conectividad de usuarios.

Por Cristopher Ulloa

 

Sigue la polémica por la distribución de las denominadas “bandas”, aquellos espacios radioeléctricos que le permiten a las empresas de telefonía transmitir sus señales. El lunes, la Corte Suprema falló en favor de la Corporación Nacional de Consumidores y Usuarios (Conadecus), quien demandó en 2014 a Claro, Entel y Movistar por “acaparar” la banda de 700 MHz, la cual es utilizada para el 4g.

Según informó el tribunal, “las tres compañías han incurrido en una conducta anticompetitiva” al adjudicarse más espacio permitido, que corresponde a 60 MHz. Por ejemplo, Telefónica hoy tiene un total de 115 MHz, Entel 130 MHz y Claro 115 Mhz, superando el límite.

“Hay que entender que el espacio radioeléctrico es un bien público. Esto es igual que el agua, le pertenece a todos los chilenos y las empresas están haciendo un pésimo uso”, explica Hernán Calderón, presidente de Conadecus, quien detalla que la Suprema estableció que todas las compañías deberán devolver “al menos 30 MHz” a la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel), para así reducir su presencia en el espacio.

A esto se suma el anuncio de la Subtel de la semana pasada, cuando informó que suspenderá la banda dedicada al desarrollo del 5g a las compañías Claro, Entel, Telsur, Movistar y VTR. El motivo: desde que licitaron ese espacio en 2001 para la banda del 3.5g, las empresas nunca realizaron pruebas.

 

¿Cómo afecta esto a los usuarios?

“Aquí la cosa es clara: las compañías acaparan espacio acumulando bandas para así impedir que entren nuevos operadores, evitando la competencia y por tanto, precios más bajos”, explica Calderón, recordando que “eso fue lo que le ocurrió a WOM cuando llegó. No encontró espacio y tuvo que arrendarle a las otras empresas”.

Por su parte, el director de Ingeniería Civil Informática de la Universidad San Sebastián, Dagmar Pearce señala que las firmas de telefonía deberán realizar una “migración” desde “una banda a otra”, lo que podría provocar una saturación de usuarios al tener que acomodar a la misma cantidad de personas en un espacio más reducido. “Puede que el teléfono ya no agarre la señal tan rápido o que el internet móvil funcione más lento. La fluidez se puede perder. Si antes la compañía hacía el trabajo con dos manos, ahora tendrá que hacerlo sólo con una”, advierte.

Según los expertos, las empresas deberán invertir si no quieren que esto ocurra. “En Estados Unidos las compañías no tienen más de 20 MHz y no tienen estos problemas. ¿Por qué? Porque gastan en tecnología que les permita sacar el máximo provecho a ese espacio más pequeño”, señala Calderón. En Chile, en tanto, “las compañías tendrán que reforzar las otras bandas a donde decidan migrar a sus usuarios, como instalando más antenas en sectores donde la cobertura no sea tan buena”, destaca Pierce.

Desde Entel lamentaron la decisión de la Suprema y aseguraron que “deja en una situación muy compleja a la industria local” al impugnar “una licitación pública, que fue realizada de manera abierta y transparente”. Además, señalan que el límite de 60 MHz “es completamente anacrónico y no se encuentra en ninguna norma vigente al día de hoy”.

Al cierre de esta edición, tanto Claro como Movistar declinaron referirse al hecho.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo