Pedro Aguirre Cerda: el “Presidente de los pobres” que hace casi 80 años luchó por una educación “gratuita, única, obligatoria y laica”

La figura del “Presidente profesor”, quien gobernó entre 1938 y 1941, llega a la Plaza de la Constitución.

Por Alejandro Osorio

Pedro Aguirre Cerda llegó a la Presidencia de la República en 1938 a la cabeza de un conglomerado político progresista, compuesto por socialistas, comunistas y radicales. Su frase más célebre fue “gobernar es educar”. Es que el primer mandatario de la “etapa radical” de la República, puso especial acento en la educación.

Pero Aguirre Cerda, llamado el “Presidente de los pobres”, por su plan de gobierno cercano a las demandas sociales de los más desposeídos, no hablaba de la educación desde la teoría. Su discurso no fueron palabras vacías y oportunistas de los políticos tradicionales. El Mandatario del Frente Popular era profesor y trabajó en varios liceos públicos como docente de castellano, educación física y filosofía.

Pedro Aguirre Cerda Presidente Piñera inauguró el monumento a Pedro Aguirre Cerda. / Aton

No había llegado por libros a los problemas de las aulas chilenas, sino que los había sufrido y palpado en carne propia. Fue así como Aguirre Cerda colocó el foco en fortalecer las enseñanza pública.

En medio de los constantes debates que aún dominan la suerte de la educación en Chile, hace 79 años, el Presidente Pedro de Aguirre Cerda habló como si estuviera exponiendo hoy y definió con iluminada precisión cómo debía ser nuestra enseñanza.

"Para que la enseñanza pueda cumplir su misión social con toda amplitud es necesario que sea: gratuita, única, obligatoria y laica. Gratuita, a fin de que todos los niños puedan beneficiarse de la cultura, sin otras restricciones que las que se deriven de su propia naturaleza; única, en el sentido de que todas las clases chilenas unifiquen su pensamiento y su acción dentro de las mismas aulas escolares; obligatoria, pues es deber del Estado dar a todos los miembros de la sociedad el mínimo de preparación requerido por la comunidad para la vida cívica y social; laica, con el fin de garantizar la libertad de conciencia y hacer que nada perturbe el espíritu del niño durante el periodo formativo".

Pedro Aguirre Cerda Presidente Piñera inauguró el monumento a Pedro Aguirre Cerda. / Agencia Uno

Aguirre Cerda no terminó su mandato. Una tuberculosis le quitó la vida a los 62 años. Apenas tres años estuvo en La Moneda, pero sus ideales y su defensa a la educación pública “gratuita, única, obligatoria y laica”, hoy lo llevan a la Plaza de la Constitución, donde se “reúnen” algunos de los mandatarios más icónicos de la historia chilena, luego que el Presidente Piñera inaugurara un monumento en homenaje al mandatario radical.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo