La incertidumbre de la Universidad Iberoamericana: estudiantes ya perdieron el primer semestre y temen por lo que queda del año

El proceso de cierra del plantel ha traído complicaciones para las autoridades ya que no han podido cerrar el trato con algún plantel que reciba a los cerca de mil alumnos que aún están matriculados en la Universidad Iberoamericana.

Por Felipe Betancour

Este 3 de julio venció el plazo autoimpuesto por autoridades de la Universidad Iberoamericana y el Ministerio de Educación para comenzar el año académico. Sin embargo, las salas siguen en absoluto silencio y las clases ni cerca de comenzar.

Directivos y el Mineduc siguen trabajando para reubicar a los estudiantes, mientras que la deuda económica del establecimiento ya alcanza los 6 mil millones de pesos según el rector Héctor Jara. Por su parte, los estudiante analizan con resignación el no inicio del año académico e incluso creen que el 2018 podría perderse.

Paz Gajardo, presidenta de la Federación de Estudiante de la Universidad Iberoamericana, asegura que hacer el año continuo es imposible a esta altura. "Si logramos salvar el semestre partiríamos entre la primera y segunda semana de Agosto", aseguró la dirigenta. Sobre la razón de porqué no se han podido reanudar la clases, la respuesta ha sido siempre las mismas por partes de las autoridades "no hay plata".

A pesar de la gran fuga de alumnos que ha tenido la universidad, son cerca de mil alumnos los que están matriculados para el 2018 a la espera de que la reubicación en otro plantel se haga efectiva. Actualmente, se está negociando con la Universidad de Santiago para que reciba a los estudiantes. Sin embargo, Gajardo asegura que aquella opción "aún está en pañales".

Por su parte, desde el Mineduc, aseguran que los cierres de la Iberoamericana y Arcis, son prioridad en estos momentos pero que los procesos se han retrasados por las exigencias que pide la ley para la acreditación de los planteles.  Juan Eduardo Vargas, jefe de la División de Educación Superior, sabe que los plazos son complejos pero asegura que "nuestro plan de trabajo apunta a que los jóvenes tengan clases durante el segundo semestre".

Vargas además se comprometió a solicitar una resignación presupuestaria que permita entregar  recursos a la universidad que actúe como tutora, con el fin de asegurar la correcta continuidad de estudios de los alumnos. "En esta modalidad, la universidad tutora acompañará el proceso y se respetará el avance académico y mallas curriculares de los jóvenes", aseguró el jefe de la Divisup.

Por el momento, y con la incertidumbre como única asignatura este primer semestre, la universidad se mantienen en toma a la espera de una reubicación y una solución a problemas que los estudiantes no buscaron.

 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo