A la chilena: crean modernos parlantes basados en la tradicional vasija de greda criolla

Los "mapu" fueron hechos gracias al trabajo de artesanos chilenos de Nacimiento e ingeniería alemana. La primera serie constará de 300 unidades y está a detalles de su lanzamiento.

Por G.A./Publimetro

La "re evolución de la artesanía", así le gusta a Pablo Ocqueteau, diseñador chileno radicado en Alemania, llamar a su invención. Se trata nada menos que de los primeros parlantes de alta fidelidad que se basan en las tradicionales vasijas de arcilla y greda criolla. Y lucen como tal.

Los "mapu", como bautizó a los parlantes, son íntegramente obra nacional: desde la arcilla, el cuero, la lana de oveja que usa como aislante, la madera de raulí y avellano, y el complejo sistema de sonido desarrollado en el mismo proyecto.

La idea, cuenta Ocqueteau, nació hace nueve años. "No tenía idea de sonido hasta antes de esto. Surgió porque me daba cuenta que en Chile los diseñadores nos quedamos atrás en realizar producto de primera necesidad tecnológica. Trabajamos en diseño pero no hay industria para hacer el trabajo", cuenta desde Alemania.

El proyecto "Mapuhuaquén"(sonido de la Tierra en mapudungún) nació en Penco, con el primer prototipo algo más tosco. Sin embargo, Pablo decidió poner su centro de operaciones en Nacimiento, uno de los pueblos alfareros con mayor tradición de Chile. Allá recibió la ayuda de artesanos expertos como Marco Barra, que prestó su taller para llevar adelante la primera serie de los parlantes.

Dos mundos

"Queríamos hacer una mezcla entre dos mundos que estaban corriendo por veredas opuestas. Hacer un producto donde sean tan necesarias las manos de un mundo ancestral y artesano, como el mundo de la tecnología", cuenta el diseñador.  Sabía, sin embargo, que el proyecto sería solo un souvenir pintoresco si no le integraba la mejor calidad en sonido.

Por lo mismo, la ingeniería de los componentes y circuitos se hicieron en Alemania, junto a expertos en sonido de talla mundial. Los "mapu" se diseñaron para tres versiones: mono, estéreo y la más grande, que incluye tres parlantes (2.1). "Queríamos hacer algo que la gente mirara y no se pareciera en nada a un producto italiano, escandinavo o gringo", recuerda. Y lo lograron, gracias a una cubierta de arcilla de la mejor calidad, un corazón de madera y lana de oveja como aislante, más los circuitos hechos de cobre y bronce chileno.

Los parlantes de greda de entre 20 y 50 centímetros cuentan con dos ventajas: su densidad, ya que su material resuena menos que el plástico y la madera, y su forma de vasija, puesto que al ser curvo, el sonido es más noble y puro. La única desventaja, en este caso, es su fragilidad.

La primera serie serán unos 300 parlantes bluetooth, y si bien no se atreve a dar una fecha de lanzamiento, dice que la producción ya está lista para su venta on line cuando se ajusten los últimos detalles en los próximos meses. Cuando se concrete, además, será en simultáneo para Chile y Alemania en la página de Mapuguaquén.

"Siempre quisimos que se tratara de algo más conceptual que de producto: rescatar la esencia de la artesanía chilena y demostrar que lo ancestral bien puede ser un complemento de la modernidad", cierra el creador.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo