Su primera intervención en la guerra Siria: Israel evacúa 800 voluntarios sirios varados en la frontera

Los voluntarios del grupo Defensa Civil Siria, conocidos como Cascos Blancos, estaban varados a lo largo de la frontera con los Altos del Golán

Por AP

El ejército israelí dijo el domingo que rescató a miembros de una organización civil siria en la volátil frontera con los Altos del Golán y los evacuó a un tercer país. Esta es la primera intervención israelí de este tipo en la guerra civil en Siria, que a inicios del 2018 cumplió su séptimo año.

Jordania confirmó que 800 ciudadanos sirios ingresaron al país para ser reubicados en países occidentales. Los voluntarios del grupo Defensa Civil Siria, conocidos como Cascos Blancos, estaban varados a lo largo de la frontera con los Altos del Golán, ocupados por Israel, durante la última ofensiva del gobierno del presidente Bashar Assad en el suroeste de Siria.

El ejército israelí explicó que la operación nocturna fue un “gesto humanitario excepcional” que se hizo a petición de Estados Unidos y de sus aliados europeos por “una amenaza inmediata para las vidas (de los sirios)”. Esto no supone un cambio en su política de no intervención en la guerra en Siria, donde todas las partes en conflicto son consideradas hostiles, agregó.

Los sirios estarán tres meses en Jordania antes de trasladarse a Gran Bretaña, Alemania y Canadá, explicó el vocero del Ministerio de Exteriores jordano, Mohammed al-Kayed.

"La petición se aprobó en base a razones puramente humanitarias”, apuntó el portavoz.

Raed Saleh, director de Defensa Civil Siria, dijo que varios voluntarios y sus familias fueron evacuados de una peligrosa zona sitiada y que llegaron a Jordania. No dio más detalles sobre el número de rescatados.

Evacuaciones

The Associated Press reportó por primera vez el viernes que funcionarios estadounidenses estaban ultimando los planes para evacuar a cientos de trabajadores civiles sirios y a sus familias desde el suroeste de Siria mientras las fuerzas gubernamentales, respaldadas por Rusia, se acercaban a la provincia de Quneitra, junto a la frontera con los Altos del Golán.

Según las autoridades, era probable que los Cascos Blancos, que durante años tuvieron el apoyo de Washington y otras naciones occidentales, se convirtieran en el objetivo de las fuerzas sirias en su campaña para retomar el control del suroeste. Los planes de evacuación se aceleraron luego de la cumbre de la OTAN celebrada la semana pasada en Bruselas.

Desde el inicio de la ofensiva de Damasco en junio, la zona próxima a la frontera con los Altos del Golán es la más segura en la región suroccidental, lo que atrajo a cientos de desplazados a la zona de no confrontación con Israel delimitada tras la guerra de 1974. Israel ocupa los Altos desde 1967. Miles de civiles se refugiaron cerca de la frontera para huir de los ataques.

Es poco probable que el gobierno de Assad dispare o realice ataques aéreos allí por temor a la respuesta israelí.

Mientras, las fuerzas sirias atacaron el extremo sur de la región suroccidental, donde una filial del grupo extremista Estado Islámico controla algunos territorios.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, un grupo con sede en Gran Bretaña que monitorea el conflicto, apuntó que los bombardeos _ 130 desde el sábado _ desplazaron a 20.000 civiles y se estima que duez mil más siguen atrapados en la zona dominada por la milicia.

Cascos Blancos

Los Cascos Blancos suelen operar en zonas controladas por la oposición en toda Siria, lugares donde los servicios gubernamentales son casi inexistentes, arriesgando voluntariamente sus vidas para salvar las de cientos de civiles durante los implacables ataques aéreos y bombardeos de las tropas sirias.

Damasco y Moscú consideran a los Cascos Blancos como “agentes” de las potencias extranjeras y los han acusado regularmente de preparar misiones de rescate o ataques químicos.

La televisora estatal siria Al-Ikhbariya reportó la evacuación israelí calificándola de "escándalo" y dijo que los “grupos terroristas” tienen ahora “cero opciones”.

En el último mes, las fuerzas del gobierno sirio ayudadas por la aviación rusa barrieron el suroeste de Siria para consolidar el control del gobierno sobre esta estratégica esquina del país que está en la frontera con Jordania y con los Altos del Golán, ocupados por Israel.

Israel envía desde hace años ayuda a Siria y proporcionó atención médica a los miles de sirios que llegaron a la frontera de los Altos del Golán. En los dos últimos años, el ejército dijo que entregó más de 1.500 toneladas de comida, 250 toneladas de ropa y casi un millón de litros de combustible.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo