El atractivo de la inversión inmobiliaria

Por Sergio Tricio
  • Gerente general de Ruvix – @stricio

Para nadie es una sorpresa que los precios de las viviendas han aumentado, y bastante. Recientemente se han conocido informes con muchos datos sobre cuánto han subido las propiedades nuevas y usadas en la última década.

En primer lugar, GFK Adimark, como es habitual después de cada cierre de trimestre, dio a conocer su informe del mercado inmobiliario del Gran Santiago, en donde los departamentos nuevos alcanzaron un nuevo nivel máximo de 69,4 UF por metro cuadrado, cuando el trimestre anterior fue de 68,4 UF/m2, hace un año de 67,2 UF/m2 (alza del 3,27%) y hace diez años era de 36 UF/m2 (alza del 90%). Una realidad similar se observa en el mercado de los departamentos usados de la Región Metropolitana con un alza del 82% en la última década, según datos de Clapes UC y Real Data de marzo de este año.

Muchas personas han estado esperando años para que los precios de las propiedades se debiliten, pero lejos de caer, han seguido aumentando de valor y lo más probable es que esta tendencia se mantenga.

Muchas personas han estado esperando años para que los precios de las propiedades se debiliten, pero lejos de caer, han seguido aumentando de valor y lo más probable es que esta tendencia se mantenga

Algunos datos interesantes del reporte de GFK Adimark son que a pesar del aumento en la oferta a niveles no vistos desde el año 2009, los precios han seguido aumentando, aunque en la oferta de viviendas con entrega inmediata, recientemente hemos visto una fuerte caída. En cantidad de unidades vendidas se observa un aumento, pero se contrapone con una caída importante en el monto negociado en UF, lo que responde a la preferencia por departamentos de menor valor, que en un 72% se encuentra por debajo las 4.000 UF.

La trayectoria alcista de los precios se podría mantener porque el crecimiento económico esperado para este y los próximos 2 años ha vuelto a ser cercano al 4%, lo que en el futuro se debería materializar en mejoras en el empleo, presionando al alza el valor de los arriendos.

Varias comunas han puesto límites a la construcción en altura y cada vez quedan menos terrenos y más caros para construir. La inmigración y las bajas tasas de interés también han beneficiado la compra de propiedades para vivir y como inversión respectivamente. Por último, las futuras nuevas líneas del metro, deberían volver a dar un impulso a los precios de las comunas beneficiadas.

En consecuencia, se observa un aumento en los precios, pero a tasas más “normales” que deberían situarse entre el 2% y 3% anual en adelante, lo que seguiría siendo atractivo para la inversión, pero en donde cada vez cuesta mucho más captar plusvalía, lo que dificulta la elección y requiere ser mucho más selectivo a la hora de pensar en comprar una propiedad.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo