Cómo evitar ser menos productivo por culpa del escritorio

Menos papeles y cables es una forma de tener un espacio que te permita trabajar de forma tranquila y eficiente.

Por Publimetro

Si está leyendo esta nota desde su puesto de trabajo y lo tapan unos cuantos papeles o post it o papelitos de colores con cientos de anotaciones, quizás es mejor que siga revisando este texto.

¿Sabía usted que un reciente estudio de WeWork sostiene que los ambientes colaborativos aumentan un 39% la productividad en el trabajo? ¿O que para algunos estudiosos del tema el espacio destinado a laborar influye en el humor y motivación que puedan tener las personas? En este contexto, ¿Se ha preguntado alguna vez qué rol juega su escritorio en todo esto?

Benjamín Toselli, presidente ejecutivo de la consultora IT Hunter, manifiesta que son diversos los factores que pueden influir en la capacidad productiva o desempeño laboral que exhiba un trabajador.

“Por una parte, están los elementos internos o intrínsecos a él como, por ejemplo, la responsabilidad y compromiso que tenga con su empleo y, por otra, aquellos componentes externos, entre ellos el mobiliario e iluminación, por mencionar algunos”, explica.

Frente a esto, el experto compartió los siguientes tips que pueden contribuir a elevar el rendimiento en la oficina:

  1. Mantener siempre el orden y limpieza en el escritorio. Esto debe ser sistemático en el tiempo, con el objetivo que el escritorio sea un espacio sólo destinado a producir y realizar las tareas asignadas.
  1. Tener solamente lo necesario sobre él. Hay que deshacerse de todo aquello que no aporta, entorpece o dificulta el trabajo que se hace a diario.
  2. Evitar todo objeto que distraiga. Exceso de fotografías, revistas o diarios que no tengan ninguna relación con el trabajo, tienden a interferir con la concentración y productividad de la persona.
  3. Aprovechar el espacio de los cajones. Objetos como regla, corchetera, sacacorchetes, perforadora y/o porta scotch, no siempre deben estar encima del escritorio. Lo mismo pasa con el resto de los materiales que se ocupan ocasionalmente: sobres, carpetas, pendrive, etc.
  4. Reducir al máximo los papeles. Hay que tratar de digitalizar la mayor parte de los documentos que se usan. Con esto se estará siendo más ordenado y, a la vez, se estará ayudando al planeta.
  5. No usarlo como comedor. Recordar que el escritorio no es el lugar donde uno toma desayuno o almuerza. Para eso está el hogar y el casino de la empresa, respectivamente.
  6. Tener siempre a mano lápices y cuaderno o taco donde anotar. Como la memoria es frágil, es recomendable contar con un block o libreta donde escribir datos o información que sea relevante.
  7. Disponer de papelero. Para evitar que la basura se acumule en los cajones, hay que tener un papelero para aquello.
  8. Cuidado con el exceso de cables. Otra recomendación es evitar una gran cantidad de cables en el escritorio, con el fin de evitar algún accidente o situación lamentable.
  9. Emplee mobiliario ergonómico. Esto implica usar un escritorio y silla que se adapte al usuario y a sus características, con el objeto de preservar su salud, evitar lesiones en el tiempo y elevar la productividad.
  10. Preocúpese de la iluminación. En el escritorio es importante disponer de la luminosidad adecuada que reduzca el cansancio visual y permita un rendimiento óptimo.

“En el fondo, hay que privilegiar aquellas condiciones y hábitos que nos permitan aumentar nuestra concentración, elevar la comodidad y facilitar la realización de las tareas que son propias del trabajo que ejercemos. No hay que olvidar que un tercio de nuestro tiempo en el día lo destinamos a estar en nuestra oficina”, concluye Toselli.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo