¿Se deben prohibir las ofertas si se paga solo con tarjeta de crédito?

Diputados acusan que esto genera un incentivo “perverso” del retail hacia los consumidores. Expertos discrepan y alertan de eventuales efectos negativos.

Por Pablo Contreras

Es común encontrarse con descuentos que son muy tentadores, pero que no están al alcance si no se tiene la tarjeta de crédito de la tienda que los ofrecen. Es eso lo que unos diputados quieren prohibir.

La iniciativa presentada por los parlamentarios Karim Bianchi (Ind), Loreto Carvajal (PPD) y Camila Flores (RN) busca que a las ofertas del retail como multitiendas se pueda acceder con cualquier medio de pago.

Uno de los objetivos perseguidos es  “proteger a los consumidores en el sentido que ésta es publicidad que obliga a un consumidor a hacerse cliente de la tarjeta”, apuntando a tener clientes “cautivos”, explica la diputada Carvajal.

La parlamentaria añade, además, que el proyecto se presenta en un contexto en que “la legislación en materia comercial es muy abierta pro comercio y no a favor de los derechos de los consumidores”.

“Puede ser una buena intención, aunque creo puede perjudicar el consumo”, opina Karin Bravo, académica de Ingeniería Comercial de la Universidad San Sebastián, quien añade que esto “podría significar que el retail deje de realizar estas ofertas, perjudicando directamente a los consumidores”.

 “si quiero aprovechar un descuento de $50 mil en un televisor que está en $300 mil, y ahora está a $250 mil, me parece súper razonable que la tienda quiera algo a cambio", dice el profesor Felipe Bravo

Algo similar plantea Felipe Bravo, profesor de Derecho Económico de la Universidad Católica, quien  indica que “si quiero aprovechar un descuento de $50 mil en un televisor que está en $300 mil, y ahora está a $250 mil, me parece súper razonable que la tienda quiera algo a cambio, o quiera fidelizar” al cliente.

Respecto a la eventual discriminación frente a quienes no tienen una tarjeta y no pueden optar a esa rebaja, el académico estima que ésta “no me parece que sea arbitraria”.

En este aspecto, la académica de la U. San Sebastián expresa que el acceso a este tipo de plástico es bastante abierto y, además “ha permitido que clientes de menores ingresos puedan acceder a una tarjeta del tipo Visa o MasterCard asociada a una tienda del retail, lo que les permite no sólo comprar en dicha tienda, sino en todo el comercio adherido al sistema de créditos”.

Respecto de hacer “cautivas” a las personas adquiriendo el plástico de una multitienda en particular, el profesor de la UC también discrepa porque “me parece que la cautividad implica no poder cambiarse de tarjeta, o dejar de tener tarjeta”, lo que no ocurre. Asimismo, resalta que no existe una negativa a vender un determinado producto atado a sólo un medio de pago, que de ocurrir “sí puede constituir una infracción a la ley”.

Otras regulaciones

Más allá si este proyecto apunta o no en la dirección correcta, Felipe Bravo señala que antes habría que regular los requisitos que piden en el retail para entregarle la tarjeta a una persona, que en el retail “son usualmente poco claras, y eso puede dar lugar a criterios discriminatorios que les impidan acceder a los beneficios asociados a dichas tarjetas”, sostiene.

Por otro lado, Karin Bravo opina que los parlamentarios no debieran preocuparse de limitar o restringir las tarjetas de crédito, sino que eso debiera ser el rol de cada persona, pero como el consumidor chileno es poco preparado financieramente, “los legisladores sienten la necesidad de hacerlo, coartando el libre acceso al consumo”.

En tanto, el profesor de la UC enfatiza que habría que poner el foco en otros problemas, por ejemplo, aumentando las multas contra la publicidad engañosa cuando los descuentos no son reales y “regular de mejor manera la garantía legal”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo