Las estrategias con las que buscarán evitar que tercer chileno pase a prisión en Malasia

Se trata de Juan Sebastián von-Marttens (26) quien quedó detenido cuando intentaba abordar un avión con destino a Chile. Un oficial habría notado que su visa expiraba 12 días antes del vuelo.

Por Jaime Liencura

Todo partió por la compra de un celular. Juan Sebastian von-Marttens (26), ingeniero titulado en la Universidad del Desarrollo se encontraba de vacaciones en el Sudeste Asiático cuando de pronto quiso comprarse un aparato en Malasia. Por eso viajó de Indonesia a ese país por el día. No sabía que 42 días después eso le jugaría una mala pasada.

Así al menos explica Gustavo von-Marttens a Publimetro el origen del hecho que terminó con la detención de su hijo en el aeropuerto de la ciudad Kota Kinabalum, cuando pretendía abordar un vuelo con destino a Santiago de Chile.

"Él estaba en Indonesia y se le echó a perder el celular. La tecnología es mucho más barata en Malasia entonces viajó allá por un día a comprar un celular. Después regresó a Indonesia". Tras ese episodio, según Gustavo, habrían pasado algunos días hasta que el muchacho tomó la decisión de volver a Malasia "porque desde ahí tenía el vuelo para venirse de vuelta".

De hecho, estaba en eso cuando  un oficial se dio cuenta que tenía la visa vencida por 12 días. Por eso quedó detenido.

Liberación

Con esta alerta, la familia contactó a la Cancillería y también al senador Francisco Chahuán (RN), quien es uno de los que está trabajando en el caso de Felipe Osiadacz (27) y Fernando Candia (30), también detenidos en ese país, pero por un caso más grave: un presunto homicidio.

Para el senador es indispensable recalcar que este caso es totalmente distinto. "Lo único que pasó es que su visa expiró antes", precisa.

Por eso, con el objetivo de liberarlo, confirmó que se están analizando dos caminos. "Una es que se les entregue la posibilidad de pagar una y que quede al cuidado de un ciudadano malayo por los diez días que va a estar con orden de arraigo. Con eso evitaríamos que pase a un centro penitenciario", detalló Chahuán, quien además agrega que este es el camino más óptimo.

El otro es conseguir la expulsión. "Es otra alternativa que estamos trabajando para eso tomamos contacto con nuestros pares en el parlamento de Malasia para conseguir la deportación", precisa el parlamentario.

Distinto a los otros dos casos

Para Samuel Fernández, ex embajador de Chile en la ONU de París y experto en derecho internacional, es importante tener en claro que este caso dista del de los otros dos jóvenes que se encuentran en prisión en la capital de Malasia, Kuala Lumpur.

"Esta es una situación que se produce por razones de fuerza mayor: porque no se consiguió pasajes de regreso, la persona se distrajo o porque no hubo dinero para comprar un pasaje, en fin. Claramente si es sólo esto, aquí hay una falla del tipo administrativa y no la imputación de un delito", afirma el también académico de la Facultad de Derecho de la U. Central.

Por último, descarta que este caso juegue en contra en el de Fernando y Felipe. "No son casos acumulativos", sentencia Fernández.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo