Allanamiento de la PDI revela compleja realidad familiar de la niña de siete años encontrada con cocaína en su colegio de Renca

Tras el procedimiento autorizado por la Fiscalía se encontró, en casa de la menor, un revolver y municiones calibre 38. Los policías no descartan que pertenezca a su padre, detenido por otros delitos.

Por Jaime Liencura

Este martes la Policía de Investigaciones tuvo que realizar uno de los procedimientos más difíciles de la jornada, desde el punto de vista de las emociones. Acudieron al Colegio El Bosque de Renca tras el llamado de una profesora: había una niña de sólo siete años portando una sustancia que parecía droga.

Tras realizar las pericias correspondientes comprobaron con horror que los paquetes con polvo blanco que la menor tenía en su estuche era cocaína. Lo más preocupante fue que al preguntarle a la niña de quiénes eran los paquetes con la sustancia, esta apuntó a su mamá.

"Según el relato que nos entregó la profesora, la niña al ser sorprendida con esta sustancia indica inocentemente que esta sustancia era de la madre", indicó el subprefecto José Luis Sáez de la Bricrim de la PDI.

Contexto familiar

En total, fueron 22 gramos de cocaína las halladas. Con estos antecedentes, la PDI detuvo a la madre de la menor pero también solicitaron permiso para allanar el domicilio en busca de más antecedentes.

"Previa coordinación con el Ministerio Público y ante las facultades que entrega la ley, se concurrió al domicilio de la madre de la menor a objeto de establecer si existían más rastros de droga, encontrándose en el inmueble un revolver y municiones de calibre 38, cuya procedencia se está investigando", aclaró el detective.

Esto último pues no se descarta que el arma haya pertenecido al padre de la niña, también vinculado con actos delictivos.

"La madre de esta niña no posee antecedentes penales ni judiciales pero el padre de la menor se encuentra en reclusión por otros delitos", aclaró el subprefecto Sáez.

Tribunal de familia

En la casa que fue allanada también viven abuelos maternos, pero ninguno quiso entregar más antecedentes. "El entorno familiar se acogió a su derecho a guardar silencio”, precisó el policía civil.

Aún así, para la PDI el tema es preocupante pues "existe una vulneración importante de los derechos de la menor. Agradecemos el contacto inmediato del colegio", declaró el detective Sáez.

Por último, cabe mencionar que la niña fue puesta a disposición del Tribunal de Familia que decretó entregarle la tutela a esos mismos abuelos maternos que fueron interrogados por los detectives.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo