Las millonarias tarifas que cobraba ‘La Madame’ a sus jóvenes víctimas

Testigos aseguran que recibía el triple de lo que pagaba a las menores que explotaba.

Por Publimetro Colombia

Liliana del Carmen Campos, alias ‘La Madame’, decidió retirarse de la sala de audiencia mucho antes que la jueza del caso tomara la decisión de enviarla a la cárcel, este jueves en Cartagena.  La mujer consideró que es “una calumnia” todo lo que se ha dicho de ella.

La defensa de la mujer indicó que efectivamente su clienta sí labora con jóvenes que se dedican a la prostitución, pero ninguna de ellas son menores de edad.

La Fiscalía le imputó delitos de trata de personas, concierto para delinquir e inducción a la prostitución, los cuales no fueron aceptados por la mujer.

Aunque en el proceso no hay involucrados, hasta el momento, menores de edad, la Jueza Segunda Penal Ambulante con Función de Control de Garantías consideró enviarla a la cárcel para que la mujer asista a las próximas audiencias.

Las tarifas

‘La Madame’ al parecer, la mujer ofrecía jovencitas a extranjeros con valores que superaba el millón de pesos.

Ella cobraba en dólares y pagaba en pesos. Sin embargo, según la Fiscalía, la mujer recibía más del triple de lo que les daban a sus jóvenes, a quienes les pagaba entre 500 mil y 300 mil pesos por un servicio sexual de tres horas con un extranjero.

Uno de los testigos contra la red de prostitución de ‘Madame’ es una de sus damas de compañía, ‘Andrea Gallego’, que dejó la organización luego de que Campos le arrebató 140 dólares que un turista le había dado como propina, según informó el diario El Tiempo.

“Esto evidencia que las mujeres que trabajaban para ella estaban subyugadas al pago que Liliana les daba; es decir, se prostituían para ella, mientras ella recibía millonarios dividendos del trabajo de estas jóvenes”, aseguró la juez, que además dijo que “hubo fiestas en las cuales las jóvenes hicieron fila para ser escogidas por los clientes, en un claro acto de ‘cosificación’ del ser humano, contrario a la dignidad y el respeto por los derechos”, concluyó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo