Trump dio el golpe de gracia: cómo un pastor de EEUU es uno de los detonantes de la crisis económica en Turquía

Todo comenzó el 15 de julio de 2016 cuando se produjo un fallido intento de golpe contra el gobierno de Recep Tayyip Erdogan

Por Agencias

La moneda de Turquía caía en picada el viernes, en medio de dudas sobre sus políticas económicas y una disputa con Estados Unidos agravada por el anuncio del presidente Donald Trump de aumentar los aranceles a las importaciones procedentes de ese país.

La lira perdió 13% de su valor y este lunes cayó otro 7% para quedar en 7,23 por dólar el domingo en la noche, una estrepitosa caída para la moneda nacional que empobrecerá a los turcos comunes y reducirá la confianza de los inversionistas extranjeros en el país.

Turquía Erdogan AP

“Turquía es víctima de una guerra económica”, el presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan dijo el lunes, en el más reciente de una serie de discursos. “Estamos dando los pasos necesarios contra estos ataques y continuaremos haciéndolo”.

El presidente de Turquía acusó el sábado a Washington de librar una “guerra económica” contra su país, los culpó de su situación y afirmó que los dólares, los euros y el oro “son las balas, los proyectiles y los misiles que se están usando en esta guerra económica contra nuestro país”.

El arresto del pastor

La disputa diplomática con Estados Unidos fue uno de los detonantes de la crisis. Turquía arrestó a un pastor evangélico norteamericano, Andrew Brunson (50) bajo acusaciones de espionaje y de terrorismo vinculadas a un fallido intento de golpe de Estado hace dos años.

El 15 de julio de 2016, facciones militares utilizaron tanques, aviones de combate y helicópteros para tratar de derrocar a Erdogan. Los enfrentamientos tuvieron lugar en Estambul, Ankara y Marmaris, donde Erdogan estaba de vacaciones.

Pastor crisis Turquía El pastor evangélico estadounidense Andrew Craig Brunson / AP

Un poco más de dos años después, el 25 de julio del 2018 Brunson salió de la cárcel luego de año y medio, para cumplir arresto domiciliario debido a “problemas de salud”, de acuerdo con la agencia noticiosa oficial turca Anadolu.

Tras unas negociaciones inconclusas la semana pasada para resolver la disputa, el presidente Donald Trump aprovechó la turbulencia económica en Turquía y el viernes apretó más los tornillos sobre el país.

Washington respondió aplicando sanciones contra Turquía y amenazando con aplicar más. El magnate tuiteó que había autorizado duplicar los aranceles sobre las importaciones de acero y aluminio “que provengan de Turquía”.

Así mismo anunció que las importaciones de aluminio aumentarán a 20% y las de acero a 50% en momentos en que la lira turca “¡cae en picada frente a nuestro Dólar que es muy fuerte!”. Añadió: “¡Nuestras relaciones con Turquía no son buenas en estos momentos!”. La lira cayó aun más después del tuit de Trump.

Nuevo aliado

Estados Unidos es el principal destino de las exportaciones de acero de Turquía, con 11% del volumen total de sus exportaciones.

En lo que pareció ser una respuesta diplomática, el país de oriente medio informó después que Erdogan había sostenido una conversación telefónica con el presidente ruso Vladimir Putin para hablar de relaciones económicas.

No se dieron más detalles, pero la llamada parece indicar que Turquía está dispuesta a alejarse más de sus aliados en la Otan y a acercarse más a Rusia, cuyas relaciones con Occidente están en su punto más bajo desde la Guerra Fría.

Turquía Rusia AP

Los problemas de Turquía se han visto agravados por las políticas económicas de Erdogan, que en junio fue reelegido y recibió autorización para ejercer amplios poderes.

La caída de la divisa, 40% en lo que va de año, ha agravado los temores en el país tras años de crecimiento económico fundamentado en un enorme endeudamiento, las denuncias internacionales sobre las tendencias autoritarias del presidente Erdogan y el deterioro de las relaciones con aliados como Estados Unidos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo