Presentan querella por encubrimiento de abusos sexuales contra el cura Hasbún, Ricardo Ezzati y Francisco Javier Errázuriz

Según los querellantes, Raúl Hasbún no habría cumplido con el proceso de investigación de un caso de abusos sexuales que se reabrió en junio pasado. A los demás se les acusa no avisar a Fiscalía.

Por Jaime Liencura

El padre Raúl Hasbún, el mismo que hasta avanzada la década del 2000 tenía un pequeño segmento en televisión, ahora deberá enfrentar un proceso judicial por encubrimiento de abusos sexuales. En el banquillo de los acusados no estará solo: lo acompañarán también los cardenales Ricardo Ezzati y Francisco Javier Errázuriz. ¿Razones? La Fundación para la Confianza, dirigida por una víctima de abusos sexuales de Fernando Karadima, presentó una querella en contra de todos ellos.

Todo comienza por una denuncia hecha en contra del presbítero Jorge Laplagne Aguirre, en junio de este año. La víctima de este sacerdote indica que hubo abusos reiterados cuando era menor de edad, hace trece años. A causa de este hecho se dictó una investigación de 60 días y por eso se apartó de sus labores al religioso, vinculado a las parroquias San Crescente de Ñuñoa y Nuestra Señora de Luján, Providencia. Sin embargo, en 2010 cuando hizo la primera acusación, el proceso terminó en nada.

Antecedentes

En esa oportunidad, se designó a dos personas para la investigación: el cura Hasbún fue promotor de justicia mientras que el vicecanciller del Arzobispado de Santiago, Óscar Muñoz Toledo. Este último está detenido desde julio, luego que la Fiscalía le imputada causas por abusos sexuales y estupro, algunas presuntamente contra sus propios familiares.

Según informa La Tercera, ninguno comprobó las acusaciones contra Laplagne ni tampoco entregaron los antecedentes a la Fiscalía, pese a que la víctima era entonces un menor. Para esa época, el arzobispo de Santiago era Francisco Javier Errázuriz. En esa calidad tenía que decidir si continuar con la investigación o archivarla. Firmó por lo segundo, aún conociendo los antecedentes del caso.

En junio de este año, cuando se reabrió la causa, el cardenal Ricardo Ezzati-ahora en el cargo que antes tuvo Errázuriz- tampoco entregó los antecedentes al Ministerio Público. Y pese a que era sólo un auxiliar de la Arquidiócesis de Santiago, el sacerdote Cristian Roncagliolo Pacheco tampoco habría tomado acciones, una vez que conoció el caso.

Querella

Por eso es que la Fundación para la Confianza, dirigida por José Andrés Murillo -uno de los voceros de las víctimas de Karadima- se querelló en contra del prebístero Laplagne por violación y de todos los demás a quienes los sindican como encubridores de abusos sexuales.

"Hoy se presentó la querella contra el sacerdote Laplagne por abuso sexual y violación contra menor, donde todos los mencionados, Errázuriz y Ezzati, entre otros, aparecerían como encubridores. Es fundamental porque el patrón de encubrimiento se repite desde hace mucho tiempo y demuestra cómo el arzobispado recibía estas denuncias y no procedía a investigar", dijo al medio Murillo.

Tres allanamientos

El procedimiento judicial se da en el mismo día en que la Brigada de Delitos Sexuales contra Menores (Brisexme) de la PDI realizó tres allanamientos en dependencias de la Iglesia Católica: Episcopado Apostólico, la sede de los Hermanos Maristas en Providencia y el Colegio Alonso de Ercilla, todos dirigidos por el fiscal metropolitano Sur, Raúl Guzmán.

En la oportunidad se habría incautado documento de una comisión de trabajo, encargada por el obispo de Malta, Charles Scicluna, quien fue enviado por el Papa a Chile a escuchar a víctimas de abusos.

Por lo mismo, el vocero de la Conferencia Episcopal, Jaime Corio, pidió cautela para no revelar el nombre de quienes prestaron testimonio.

 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo